20-27/8/17. Montes Tatras.

Vacaciones realizadas por Jesús, Enrique y Rafa en agosto de 2017.

Los montes Tatras pertenecen a los Cárpatos y están entre Polonia y Eslovaquia. Es uno de los destinos que por su lejanía no atraen a los montañeros de nuestras latitudes, sobre todo pensando en sus modestas alturas que no sobrepasan los 2.500m.

Tras leer un artículo en la revista Pyrenaica y descubrir que había vuelos directos desde Lourdes-Tarbes a Cracovia, con Ryanair, decidimos lanzarnos a la aventura de 1 semanita en Polonia. Este es el resumen por si os puede servir de ayuda a alguno.

El centro neurálgico de los Tatras es la localidad de Zakopane, que está a 2h de coche de Cracovia. Obviamente hay que alquilar un coche porque depender de trasporte público para moverte después es un rollo, y no te daría para ver lo que vimos en 1 semana.

20/8/17, domingo: viaje.

Los vuelos directos son solo jueves y domingo, así que fuimos de domingo a domingo, con idea de ganar tiempo viajamos el día anterior a dormir a un F1 en Tarbes para poder coger el vuelo a las 7 y pico. Así tras 3h de vuelo, recoger el coche, … parada a comer por la carretera, pues a media tarde en Zakopane, para salir a pasear por el bonito pueblo.

21/8/17, lunes. Giewont (1.894m)

Es el peñasco con la cruz que se ve desde el pueblo, y dado que todos los días daban algo inestable algunos ratos, lo clásico en Polonia, al ser corto, se sube en 3h, fue la primera opción.

Se sube desde Kuznice, donde hay varios parkings alrededor en los que pagas para todo el día a los gorrillas “oficiales” que te dan un ticket. Es un sitio muy popular porque hay una telecabina, conviene madrugar hora normal de montañeros, o sea a las 8 o las 9 está bien.

Las rutas excelentemente balizadas no tienen pérdida, aunque quizás abusan de las calzadas empedradas. En este caso basta seguir la ruta del refugio Hala Kondrakova y luego la del Giewont por su collado.

Para subir a la cima hay cadenas, que es lo habitual en os Tatras, porque son pasos rocosos que mojados son peligrosos. Y además no te puedes fiar, porque 15 minutos antes subiendo desde el collado hacia sol y al llegar a la cima empezó a descargar granizo…. y la bajada también tenía cadenas!!!! (para evitar atascos circunvala la cima para que se suba por un lado y se baje por otro, ojo que conviene madrugar porque es muy popular esta cima panorámica).

En el collado volvió a parar y se despejó, así que Jesús y yo les habíamos echado el ojo a los montes de enfrente para hacer una circular. Así que subimos a Kopa kondrakova (2.005m) con eso de hacer la gracia de hacer un dosmil, y así además de la primera cima polaca, hacer la primera eslovaca, dado que ese cordal es frontera. Además, hicimos el Malolaczniak (2.096m) que queda al W, desandando y siguiendo al collado Przelecz, de donde hay una bajada directa al refugio, donde pone las cervezas tamaño estándar, es decir de medio litro.

Para primer día estuvo muy bien, porque aún nos volvió a llover y bajamos rodeados de polacos con el poncho de plástico de “todo a cien”.

22/8/17. lago de Morskie oko. Monte Rysy (2.503m)

Así como lo del primer día era una opción barajada pero no la que habíamos pensado si hubieran dado bueno, esta excursión estaba elegida semanas antes, sí o sí, dado que la visita al enclave del lago de Morskie oko es la estrella de los Tatras polacos. Además, está la subida al Rysy techo de Polonia, cuya cima tiene 2.500m o 2.499m según mapas, aunque tiene una cima gemela ya en Eslovaquia que es la verdadera cima (2.503m).

Popular no es la palabra, se queda corta, tienes la sensación de que todos los polacos de turismo en los Tatras han elegido el mismo día que tú, pero el parking es enorme, ni se sabe los que caben. Y para entrar al parque hay que pagar también claro.

La estrategia: pues sí, que hay carretera, pero está cerrada y son 9km, con muy pocos atajos, solo algunas curvas por una senda. Como paseo es bonito y son menos de 2h pero si se pretende subir al Rysy en el día es larguilla la cosa. Así que lo teníamos clarísimo desde casa, paseo en coche de caballos hasta el lago a base de euros, y mucho más porque llovía a la tarde.

Este enlace es lo que habíamos leído antes: http://www.elcoleccionistadeciudades.com/2015/11/subiendo-al-punto-mas-alto-de-polonia.html

Así que todos juntos nos fuimos al lago Morskie oko y después al Lago Zcarny Staw pod Rysami, bastante bonito, pero donde apenas intuimos el Rysy porque estaba cubierto. Enrique ya dejó claro que por las cadenas del Rysy no se veía, Ah sí, que hay cadenas claro, ya os podéis imaginar, pero en este caso unos 250m de desnivel de cadenas. Jesús ya vio claro que se iba a alargar demasiado, sabiendo que además a la bajada no iba a haber caballos. Así que al final me quedé solo, pero con 4 o 5 más por delante claro.

 

En las cadenas se fue despejando y secas se subía bien. La cima se llega bordeando una arista rocosa preciosa, con un último pasito con cadena sencillo. Por supuesto tras coronar el techo polaco, no cuesta ni 5 minutos pasar a la cima eslovaca, que es la más alta del monte.

A la bajada afortunadamente ya me pilló la lluvia después de las cadenas. En el refugio recogí a los compañeros y sacamos el paraguas de 6€, comprado en Zakopane la noche anterior, para recorrer los 9km de carretera sin parar de llover. En total más de 9h, pero físicamente como un monte similar del Pirineo, similar a cualquiera de los que harías desde el balneario de Panticosa.

23/8/17. Kasprowy Wierch (1.987m)-Svinica (2.301m)

El último día debíamos hacer algo más corto porque había que volver a Cracovia, así que volvimos a Kuznice pero esta vez con idea de tomar el telecabina a Kasprowy Wierch (1.987m), para ahorrar tiempo. Había bastante cola a pesar de la intensa niebla que no vaticinaba nada bueno arriba, pero no nos quedaba otra que arriesgarnos.

Arriba muchísimo frío y vistas nulas, pero allí que nos fuimos por el cordal oriental, dado que en el occidental habíamos estado el primer día. Pasamos por algunas cimitas intermedias, como el Beskyd (2.014m). La idea era al menos bajar por los lagos y ver si podíamos llegar al Svinica (2.301m), una preciosa pirámide rocosa escarpada, a pesar de que había nevado por encima de 2.000m el día anterior.

En el collado ya vimos bastante de la bajada, y Jesús y yo no animamos a por el “premio gordo”. Con cuidado en los dos dedos de nieve que había por las repisas subimos bastante bien hasta las cadenas. Sí, pues ya lo imaginabais, más cadenas, y aquí más vale que hay, porque en días como el que pillamos hubiera sido muy delicado con nieve sin cadenas.

Lástima que la niebla nos impidió disfrutar de las vistas porque el final es muy alpino por una trepada por roca, con repisas, pasos horizontales, canales y finalmente la fina arista cimera. ¡Qué pedazo de monte!!!

A la bajada despejó, que es lo que daban y desde el collado bajamos a los lagos y el refugio de Hala Gasienicowa (1.500m), donde en la terraza disfrutamos en camiseta del sol mientras tomábamos una cerveza de barril de medio litro. Se despejó pero ojalá lo hubiera hecho 1h antes.

Para volver al inicio subimos un poco a un collado y elegimos una de las dos opciones balizadas, siendo más sencilla el camino de la derecha.

DSC00937

24-27/8/17. Turismo.

Si disponemos de 3 días creo que lo recomendable es lo que hicimos.

Primer día: Cracovia, impresionante y preciosa ciudad.

Segundo día: terminar de ver Cracovia y a la tarde ver las minas de sal de Wieliczka. Son como las minas de los enanos de Moria, una pasada. Enlace externo: https://www.cracovia.net/minas-sal-wieliczka

Tercer día: esto ya es personal, pero es inevitable la visita al campo de exterminio de Auschwitz. Por la mañana visitamos el santuario de Kalwaria Zebrzydowska siendo imposible visitar las 40 capillas del calvario por la colina, pero con ver un par y la iglesia es suficiente, para seguir viaje a Auschwitz, lugar sobrecogedor donde los haya.

Y eso fue todo en Polonia, gran viaje, preciosos paisajes, lugares bonitos, cumbres escarpadas y gente maravillosa,… y que decir de la cerveza.

Rafa

12/8/17. Pico de Marboré (3.251m) y Tuqueta de Marboré (3.093m)

 

Excursión realizada por Iban, Edu, Maribel y Rafa

De las ascensiones realizadas en todo el año 2017 esta fue la más exigente, ya que improvisamos una salida en agosto a Ordesa, lo cual dejaba pocas opciones de dormir en refugios e incluso casi de encontrar camping en Torla, pero ya logramos apañarnos en un camping. El objetivo fue el Pico de Marboré (3.251m) con el fin de que además algunos hiciéramos un nuevo tresmil, la Tuqueta de Marboré (3.093m). Además, siempre es una alegría volver a Ordesa.

Van algunas fotos porque no creo que nadie necesite una reseña. Os añado el enlace al nuevo tresmil: Tuqueta de Marboré.

Respecto a los horarios hay información de sobra, pero los autobuses a la pradera en verano comienzan a las 6 de la mañana que es el que tomamos y yendo tranquilos aún nos sobró más de 1h respecto al último que es a las 22:00. Conviene llegar antes porque se llenan, tanto el parking como el bus.

Track: mendikat. (14h, 35km, 2130m de desnivel)

Fotos (álbum): facebook

La aproximación desde la pradera por las gradas de Soaso, las clavijas, la cola de caballo y Góriz.

Y las de la subida al Marboré

El panorama de la cima, impresionante

DSC00371

Y un esquema de la Tuqueta de Marboré, que teníamos duda de hacer primero pero que hicimos a la bajada, al final fuimos directos por la loma hacia el Cilindro y no entramos por la canal tuerta pero es la ruta normal. Fue una gravera un poco mala y no la recomiendo.

DSC00364

Y algunas fotos de la dichosa Tuqueta, no es una cima muy atractiva pero es un nuevo tresmil.

Y aquí se acaba la historia de esta excursión porque la bajada se hizo larga, y es de esas que te preguntas como es que se te ha ocurrido de nuevo hacer un tresmil de Ordesa desde la pradera y acabas machacao, pero contento.

Rafa