17/1/17. Castillete (1.038m)-Meriendillas (1.003m)

Excursión realizada por Harmen, Isabel, Maribel, Enrique, Edu y Rafa

Fotos: facebook

Track (es este mismo): mendikat

El desfiladero de Pancorbo es uno de esos sitios que pasas muchas veces con el coche y siempre te quedas con ganas de pasear entre sus agujas y paredes rocosas, así que para la época invernal me pareció apetecible, con lo cual acertamos plenamente dado que estaba nevando en el Pirineo, aunque al primer intento en enero tampoco pudimos ir por lo mismo, dado que la nevada aún era peor y ni siquiera se podía circular con el coche.

Aparcados en la plaza del ayuntamiento hay varias opciones. La más sencilla sería buscar el sendero que va por la cara norte pero nos pareció más atractivo buscar pasar junto a la cresta, para lo cual se sale hacia el S siguiendo el PR que va a la ermita de San Mamés, tras callejear un poco. Al salir del pueblo en una zona despejada, hay que abandonar el camino para subir a la izquierda por una senda hacia la pared de la cresta de la derecha. Tras pasar una horcada, basta seguir la senda paralela a la cresta por el lado contrario, que es bastante sencilla, aunque si presentara nieve o estuviera mojada es algo empinada.

Tras finalizar la cresta conectamos con el PR balizado que viene desde el pueblo para salir a la zona de las ruinas de la fortaleza de Santa Engracia. Aquí decidimos visitar la cima buzoneada sobre las cuevas, que se denomina por ello Cuevas de Pancorbo, que es una bonita atalaya sobre la zona. Las cuevas son artificiales para posiciones defensivas pero son curiosas.

De vuelta a las ruinas coronamos fácilmente la cima principal del Castillete donde está el vértice y el buzón.

Para bajar y hacer circular hay varias opciones, pero nosotros queríamos ascender al otro lado del desfiladero al Meriendillas, así que en lugar de volver al pueblo por el sendero balizado, bajamos por la parte contraria de la cima visitando el resto de las ruinas, acondicionadas con pasarelas de madera y escaleras, para sí ganar el collado donde llega la pista, en la que hay un parking, dado que puede alcanzarse en coche. 

La pista es algo monótona pero es una forma fácil de acortar distancia, y además permite visitar el mirador de la Peña del Mazo, sobre el mismo desfiladero. Tras bajar por la pista se acaba alcanzando la carretera de entrada a Pancorbo junto a unos jardines. Aquí se puede volver pero es más interesante pasar el puente en los jardines para ir buscando los pasos, primero bajo la vía férrea y luego en dos ocasiones de la autopista, para salir al valle encajonado entre Meriendillas y Peña de las yeguas.

La ascensión no tiene más misterio que seguir la pista inicial hasta que junto a una cabaña se pueda girar a la izquierda para subir a la loma de la montaña. Tras girar a la derecha se busca la senda con hitos que lleva entre los bojes a la salida a la ante-cima. Al fondo vimos ya la cima con la caseta junto a ella. Un fuerte vendaval nos impidió disfrutar de la pequeña cresta elegante que lleva a la cruz y buzón montañero, aunque vimos que por detrás era más sencillo, mientras buscábamos el gorro de Harmen que había salido volando.

La bajada la realizamos por la misma ruta, dado que alargar por la Peña de las Yeguas hubiera sido excesivo. La pitanza en Pancorbo en La Casona fue un espectacular colofón a una simpática y bonita excursión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s