2/4/16. Etxekortea (1.204m)

Se visitó esta cumbre de Zuberoa pasando por las cuevas del nacedero del Bidouze.

Esta foto es del año pasado, pero bien sirve para mostrar el sitio.

89.cueva y cascada

Excursión realizada por: Pako, Maribel, Carmen, Fern, Pablo, Jesús, Javier y Rafa

Fotos: facebook

Hay lugares menos conocidos del Pirineo que requieren una visita, o varias, como me pasó con el precioso nacedero o fuentes del Bidouze (Biduze en euskera) que descubrí siguiendo el catálogo de montes de EH al visitar Beltxu (aquí sí que me resisto a poner Beltchu como ponen en francés) y Zaboze. Al hacer el calendario del 2016 me empeñé en que mi grupo conociera este precioso lugar, siendo la cumbre de Etxekortea (1204m) la que más veces se combina con la visita a las cuevas, referida en multitud de publicaciones escritas como la excusa para visitar el lugar.

A pesar de la sencillez del ascenso a la cumbre, no hay que olvidar que se sale muy abajo (240m) y se superan los 1000m de desnivel acumulado, se disfruta tanto del entorno y de la tranquilidad de la casi ausencia de turistas (3 con un perro) y nula de montañeros, que bien merece la pena tomárselo con calma y llevar bocadillo para comer en el monte, porque el horario europeo que se gastan en gabachilandia impide casi seguro bajar a una hora decente.

El caserío Arla se alcanza prestando atención en St-Just-Ibarre a la carretera de una sidrería y la señal que pone sources de Bidouze, que casi nunca da tiempo a ver a la primera porque para cuando lees la tercera línea del cartel con 6 cosas ya te has pasado, si no lo has visto en el Street view de google maps y ya te lo sabes.

Si solo se quiere ver el nacedero hay una pista de tierra de 3km que algunos hacen en coche pero para hacer la circular no merece la pena, aparte de que el recorrido por el bosque dentro del barranco es bastante agradable.

01.Caserío Arla

Cerca del parking ya está la señal y la pintura amarilla para cruzar el río y seguir por la senda pegada a la pared que va ascendiendo por bonitas cornisas sobre el río. Los saltos de agua van siendo cada vez mayores y la humedad de la senda con barrillo y piedras mojadas también va creciendo, como es inevitable en un lugar que apenas da el sol en casi todo el día.

11.cascada

El punto para visitar las cuevas suele estar con un árbol caído en una curva de la senda ascendente, que casi se descubre por casualidad apreciando un aspa amarilla en el suelo que indica que se deja el sendero balizado. Parece que si se mantuviera ex profeso para evitar complicaciones, ya que en cuando se rebasa el ramaje está cortado y sigue habiendo marcas. Esta zona es resbaladiza y aconseja el uso de bastones. Si algún árbol ha caído, que es lo habitual, algunos pasos son casi de equilibrismo, pero bien merece la pena llegar a la cueva donde surge de las entrañas de la montaña el río recién nacido. Más arriba está con una senda con hitos la cavidad más pequeña por la que también surge el agua.

21.cueva

26.cueva Este

El sendero que antiguamente alcanzaba la parte superior por una escalera en la pared se advierte como sin salida al haber desaparecido la equipación. Es mejor retroceder y seguir la buena senda ascendente hasta salir al camino superior. Por la derecha se iría al valle de Elzarre pero hay que tomar la izquierda por el buen camino de Etxekortea…. buen camino excepto en un curva donde enormes troncos habían caído, lo que obligó a un ejercicio de contorsionismo entre ramas. Sin más problemas salimos a la campa que precede a la majada, aquí llamada cayolar, donde está la Borda Etxekortea que da nombre a la cumbre.

35.Etxekortea36.cayolar Etxekortea

Tras el almuerzo tomando el sol en la borda procedimos a ascender a la gran colina, siendo mejor una diagonal al collado de la derecha, para evitar los fuertes desniveles. De esa forma algunos nos fuimos a ascender a Khunburua o Zunbia (1225m), monte más elevado pero menos agradecido por su bosque y ramaje, algo cerrado para llegar a la poco visitada cima.

Tras la reunión en la cima de Etxekoreta (1204m), donde ya comimos el bocata, para bajar decidimos bajar por la ladera NE y alcanzar la pista de salida de la borda (E).

La pista es larga y es importante localizar el camino de bajada en una curva, donde hay una señal de madera caída, y que lleva por el col de Napale a los caseríos que se veían desde el parking a la mañana. Por atajos con hitos por el bosque, que evitan las lazadas de la pista, se alcanza el carretil asfaltado y el puente de retorno, tras unas 6h  de recorrido (más con paradas claro).

Un día precioso por el menos conocido entorno de Zuberoa, pero que sin duda dejó un gran sabor de boca.

En 2 semanas tocará la Pala de Rayos (2646m), donde cambiaremos drásticamente de entorno y material de montaña, en el reencuentro, o al menos eso esperamos, con las altas cumbres pirenaicas.

Saludos,

Rafa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s