26/10/13. Mondicieto (2.384m)

Se ascendió desde Nerín (1.281m) a este monte panorámico del valle de Ordesa.

Excursión realizada por Jesús, Pako, Salva, Maribel, Fern, Javier y Rafa

Fotos: facebook.

Mondicieto desde la Faja PardinaComo el año pasado nos quedamos sin poder visitar la faja de la Pardina cuando hicimos Mondoto y La Estiva, debido a la lluvia pues probamos a repetir poniendo este año en el calendario el Pueyo Mondicieto (2.384m) que queda a 2km de la faja, pero pocas opciones más nos quedaban para combinar una cima con ella.

La subida desde Nerín (1.293m) no tiene mucho misterio, basta o seguir la pista cerrada al tráfico, o tomar la senda en la misma barrera, que sin duda es bastante más agradable. Al final se acaba en la pista pudiendo atajar nuevamente desde el puente a la entrada a cuello Arenas (1.894m). Aquí ya teníamos en frente nuestra cumbre, pero para hacer la faja había que irse a la derecha, habiendo dos rutas marcadas en los mapas, la primera por el refugio y una amplia faja, o la segunda que pasa por el visible pluviómetro que es la que tomamos. En cualquier caso se localizan las señales en la repisa de entrada a la faja.

Faja PardinaPor arriba señala Malpasé así que se baja para iniciar un tramo amplio que se va estrechando hasta la faja propiamente dicha. En todo el recorrido impresiona mucho más ver por donde vas a pasar o por donde has pasado, que cuando estás en la senda que realmente no ves el cortado. El sitio es espectacular y en otoño estaba preciso, sobre todo la conexión Pardina-Añisclo.

Los pasos más estrechos tienen barandilla de boj a los lados, ya que se ha abierto un buen paso respetando esta ayuda, que viene bien sobre todo en algún pasito que la hierba puede estar un poco húmeda o haber un poco de barro. Las goteras que caen de la pared son la tónica, por lo que no se recomienda pasar con bajas temperaturas que puedan crear hielo, pero por lo demás con humedad, siempre que no llueva, se puede pasar razonablemente, incluso por las 2 pequeñas y bonitas cascadas que son muy elegantes.

Paso aereo de la fajaSin mayores contratiempos que las caras de asombro de la gente cuando miraba para atrás y veía el cortado sobre el que habíamos pasado, llegamos a la señal que indica la subida a las cadenas y la pequeña ferrata, que viene muy bien para superar el paso que habitualmente está húmedo. Los bastones fueron realmente muy útiles para superar los escalones herbosos, con algo de barrillo ,hasta llegar a la subida equipada. Se sube razonablemente bien aunque tampoco pasa nada por llevar alguna cinFerratata plana y algún mosquetón para anclarse a la línea de vida en lugar de usarla “a pelo” con las manos. Pero ya digo que creo que lo peor sería sin duda descender desde ella a la señal por la empinada hierba húmeda, por lo que es mucho mejor hacer el recorrido en este sentido que bajar y realizar la faja a la inversa. Desde luego lo que nos pareció asombroso es que los mapas marquen que se puede seguir la faja cuando no se aprecia sendero ni repisa, al menos no nos pareció que siguiera el recorrido y desde luego no estaba limpio como el que traíamos.

Cima de MondicietoY tras salir de la faja pues nos quedaba la penitencia de recorrer los 3km hasta el cuello gordo (2.188m), para acceder a la cima del Mondicieto (2.384m) y remontar la sencilla ladera a la cumbre que se nos hizo eterna. Tras el refrigerio en la cima descendimos por la ladera Sur para volver a cuello Arenas y Nerín, tras unas 8h de recorrido muy bonito y variado, aunque algo pesado en la subida a la cumbre, por lo que creo que nuestra idea inicial de pasar por Mondoto (1.957m) y La Estiva (2.006m) antes de la faja quizás era la mejor, ya que parece más corto.

Anuncios

12/10/13. Billaré (2.309m)

Tras el impass veraniego retomamos el calendario con la ascensión del Pic Billaré (2.309m) desde Lescún-Plateau Sanchesse (1.081m).

Excursión realizada por Salva, Maribel, Fern y Rafa

Fotos: facebook

Petit Billare desde SancheseSenda nevada

Billare  Cima Billare y Billare EstBillare y Pas de l´IsardCresta Billare  Dado que el viaje a Lescún era un poco largo decidimos madrugar y salir a las 6:30, con temperaturas ciertamente gélidas algo por debajo de 0ºC, así a las 8 y pico ya empezabamos a andar, y aunque a ratos marcó el coche -2ºC pues andando con sol enseguida nos sobró ropa por el bosque inicial desde el plateau Sanchese… que realmente es Sánchez pero parece que es de imposible pronunciación pa los gabachos el condenado apellido hispánico. La senda tallada en la roca y el precioso hayedo hicieron muy agradable la ascensión para llegar fácilmente al cayolar d’Anaye.

En este vallecito no hace falta realmente alcanzar la cabaña de pastores ya que enseguida se ven los hitos a la izquierda que atacan la empinada rampa herbosa en la que a veces te sales a la infame pedrera, así que tampoco sabes qué es mejor, pero lo que está claro es que el ascenso es vertiginoso porque pa cuando quieres mirar pues ya rondas los 1.900m. Afortundamente tras una travesía a la derecha se sale al caos de bloques donde se suaviza algo la pendiente (2.000m). La pedrera no hace falta remontarla ya que por la derecha hay una estupenda sucesión de hitos que pasan una horcada para afrontar la rampa final, que desde abajo parecía verde… pero nada más lejos de la realidad, ya que la alta hierba impedía ver la blanca senda en la que la nieve polvo persistía sobre una superficie rocosa o de tierra muy dura, lo cual hacía delicada la subida… y mucho más la bajada como ya nos imaginábamos, pero al ser una amplia ladera no expuesta pues ya nos decidimos a seguir, siempre con la duda de como estaría la cresta que sí que es algo expuesta. Afortunadamente al alcanzar el collado occidental (2.200m) el sol ya estaba sobre estas zonas herbosas y la nieve estaba menos presente, pudiendo pasar por la roca más o menos limpia algunos sencillos destrepes antes de acceder por la canal que alcanzar la chimenea de acceso a la cresta (F.). Con buenos agarres se superan estos pasos que hay que hacer con precaución al ser algo expuestos, pero son sencillos, llegando así a la cima Occidental (2.309m) que dan como más alta ahora. Para pasar a la oriental (2.305m) había que destrepar una laja de roca en la que también había que tener cuidado, sobre todo porque alguna repisa sombría tenía algo de nieve, pero en general se pasaba bien. El retorno fue mucho más sencillo, al igual que la bajada desde la cima al collado, si bien fue penosa la bajada por las zonas de nieve, con alguna inevitable culada, pero nada serio gracias a los bastones. Tras un repostaje con unas tapas y cervecitas en Villanua pues retornamos felices a Pamplona tras coronar esta preciosa y espectacular cumbre, el monarca del circo de Lescún,… con permiso de la Table y La Mesa.