11-18/7/13. Alpes: macizo del Monte Rosa 2013

048.Ludwigshohe, Parrotspitze, Signalkuppe

Esto de ir a los Alpes pues cuando miras que son 15h de coche y que vas en día y medio, durmiendo cerca de la costa azul, pues es relativamente fácil, pero juntarte la gente suficiente pues no es tan sencillo, pero al fin después de varios años sin poder ir al macizo del Monte Rosa, se dieron las circunstancias adecuadas para cumplir un sueño.

Lo que no se cuenta de los sueños de los alpinistas es lo que te comes la cabeza con esto de los glaciares y las grietas y los seracs… imaginas todo tipo de riesgos, pero la ilusión se impone y te lías la manta a la cabeza y hala, a por la Signalkuppe.

Hay múltiples reseñas en libros, Internet,… nosotros sólo mostramos la excursión a nuestro grupo e indicamos un plan que puede ser de utilidad a otros, pero a nivel de detalles técnicos os recomendaría la web de bailandoconsarrios.

Lo primero que hay que decidir para entrar a esta parte del macizo es si por Gressoney-la trinité o por Alagna-Valsesia. Bueno, en realidad si no vas a hacer nada más da igual, la discusión es si vas a estar más días y quieres subir al refugio Quintito-Sella para hacer Castor pues entonces debes elegir la primera opción, ya que de Staffal puedes subir a ambos refugios, pero si sólo vas al Gnifetti el telesilla confluye en el Passo Salati (2.936m).

Nosotros nos decidimos por Algana que es más tranquilo y rural, pero ya digo que da lo mismo, porque los km son parecidos.

Excursiones realizadas por Pako, Maribel y Rafa

Primer día: Punta Giordani (4.046m) y refugio Gnifetti (3.611m).

P. Vincent y P. Giordani

Fotos: facebook.

Tras los consiguientes teleféricos llegas a Punta Indrem (3.263m), que si vais fuera del verano hay que consultar si está abierto, ya que en junio suele estar cerrado. Sobre el papel era muy bonito ascender por encima de 4.000m pa aclimatar, aunque sea una cima poco importante la Punta Giordani (4.046m), pero hay que decir que con la mochila con peso pa 3 días pues se hace durillo. Los 800m de desnivel no son desdeñables tampoco a esta altura, y la nieve pues no estaba muy bien, ya que por muy pronto que cojas el teleférico, empieza a las 7:30, no llegas antes de las 8:30 arriba pa empezar a andar. Así que subimos por cabezonería pero en lugar de las 2-3h que ponen pues se nos fue pa 4h, y más vale que donde acaba la arista SE dejamos las mochilas y la última hora hicimos sin peso. Eso sí, el glaciar Bors es un glaciar, y hay gente que comenta que ha caido en grietas, o sea que hay que encordarse, lo cual no es malo por el peso que quitas de la mochila (crampones, piolet, arnés, cuerda,…) pero también retrasa el paso de la cordada. Al final sólo subimos Maribel y yo, ya que Pako estaba cansado, pero estuvo bien como aclimatación.

Para ir a Gnifetti no hace falta bajar todo, ya que si hemos apreciado a la gente por donde va, pues hay un atajo que lleva por huellas en la nieve al espolón rocoso del cruce de rutas, señal de que no somos los únicos que hacen esta ascensión menos conocida. Hay quien incluso sube directamente Piramide Vincent (4.215m) pero la verdad es que añadir 200m de desnivel no te lo pide el cuerpo. Nosotros preferíamos hacerlo al día siguiente, pero todo depende de los días que tengas, pero aún y todo no es buena idea bajar tarde por su ruta normal pasando las grietas del glaciar a Gnifetti a esas horas.

Llegar a Gnifetti pues también se hizo largo porque este año con la nieve que había pues entre el rollo de quitar y poner crampones y el calor, pues ya nos costó otras 3h, pero bueno el atardecer fue grandioso y vaya pedazo de huella que había en la ruta del día siguiente.

Segundo día: Vincentpyramide (4.215m), Balmenhorn (4.167m) y Ludwigshöhe (4.341m)

Arista del Ludwigshöhe

Fotos: facebook.

Aquí también algunos suelen meter el Corno Nero (4.322m) pero vimos como bajaba la gente por la pared helada de 50º y nos acojonó un poquillo. La verdad es que parece que no se estila que un alpinista diga que le dió miedo subir un monte, pero igual es que somos unos montañericos normalillos y tampoco damos pa más, qué se le va a hacer. Tampoco es desdeñable haber seguido a Parrotspitze (4.432m), pero se alarga la cosa más de lo que parece y hay que volver a una hora prudencial a Gnifetti por el glaciar.

Aquí se madruga pero hay diferencia entre los que van a la capana Margherita que salen a las 5 y pico y el resto que salimos hacia las 6. Este año bajo el refugio no se ven las grietas, pero no quiere decir que no estén, aunque realmente las grietas gordas están mucho más arriba, casi en el rellano que da acceso al cole vincent, al que nos costó una eternidad llegar con bastante frío por el viento. Situados bajo el acceso al col de Lys es cuando hay que girar a la derecha entre el rocoso Balmenhorn y nuestra cumbre, siguiendo la traza para no meternos en zona de grietas. La loma de la Pirámide Vincent (4.215m) es empinadilla, unos 30º, pero se sube estupendamente. La arista final con las vistas que tiene es espectacular, para apuntarnos el primer cuatromil importante del viaje.

Hecha la tarea ahora toca subir al rocoso Balmenhorn (4.167m) donde se sube por una pequeña ferrata, que se puede subir a pelo, aunque una vaga larga y un mosquetón pueden ayudar. Es pequeña esta cima pero interesante con su cristo y su vivac de madera.

Ahora nos dirigimos para pasar por debajo de Corno Nero, que lo miramos con ojos golositos, pero nos pareció peligroso por lo expuesto de la caída, así que dejamos las mochilas en el collado Zurbriggen (4.272m), y ascendimos a un hombro a la izquierda para luego seguir la arista aérea, pero sencilla, que nos llevó a la cima de Ludwigshöhe (4.341m), probablemente la más bonita de la zona por el panorama tan completo. La vuelta al Gnifetti pues pa la hora de comer española, las 2 de la tarde más o menos. Prolongar más por los glaciares con la nieve poniéndose ya blanda es tontería y es arriesgado.

Tercer día: Signalkuppe (4.554m)

Col de Lys con Signalkuppe

Fotos: facebook.

Ya aclimatados pues tocaba ahora subir a dormir a la capana regina Margherita, pero tampoco salimos muy pronto para no pillar las colas de bajada de la cima, de los que no pernoctan, pero tampoco salimos más tarde de las 6. Maribel se despertó mareada con vómitos, pero no parecía que fuese por la altura, pero fuimos muy despacio con paradas pa ir aclimatando y descansando en todos los collados. Después del col de Lys (4.248m) toca perder desnivel, lo que joroba bastante, pero rápidamente se pasa bajo los seracs de la Parrot antes de empezar a remontar con paciencia la larga rampa. La verdad es que este año con el calor empezando a las 10 o las 11 el cansancio iba pegando antes, entre lo que sudas y la nieve blanda, pues ni apetecer subir a la Zummsteinpitze (4.563m) y fuimos directo al refugio. La subida a la Signalkuppe o Punta Gnifetti (4.554m) de lejos parece sencilla, una loma de nieve, pero no es así,… ni de coña, porque la pared helada tiene escalones tallados con piolet si no los 45º serían peliagudos ya que el piolet ni clava en muchos sitios. Al final gracias a los escalones superas la rampa, pero tampoco interesaría subir muy tarde porque la nieve que a veces queda encima del hielo se ablanda y puede hacerse resbaladiza. El sitio es espectacular con un cortado de pánico bajo la barandilla y el refugio es una maravilla con calefacción a la noche, comida excelente,… lo único que el cuerpo enseguida te recuerda a que altura estás y cada vez que mueves la cabeza te duele. Los raviolis cojonudos, al igual que la trucha, si estuvieras en el valle hasta repites, pero ves que el cuerpo no te deja más, hay que reservarse un poco pa no tener vómitos. Dormir no se duerme casi nada, pero al menos descansas en la litera.

Cuarto día: descenso.

Refugio Gnifetti

Fotos: en el enlace anterior.

Y ya tocaba la bajada el cuarto día, sobre el papel mirando el mapa había pensado hacer Zummsteinpitze (4.563m) y Parrostzpitze (4.436m), pero realmente después de 3 días intensos estábamos cansados y poco motivados pa nuevos esfuerzos, así que bajamos tranquilos disfrutando de contemplar el maravilloso paisaje, haciendo una escala en el Gnifetti para tomar por fin unas cervezas que no nos atrevimos a tomar antes por la altura. La cena en Alagna también fue cojonuda. Al día siguiente vuelta sin hotel reservado, ya que no sabíamos si la climatología nos pudiera haber hecho cambiar de planes, pero nos salió perfecto, con la escala en Carcasonne, en el F1 que además tenía cerca un Buffalo grill pa cenar unos entrecots cojonudos. A la mañana siguiente tras paseo de 1h por las preciosas murallas de la Cité pues vuelta pa Pamplona más felices que unas castañuelas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s