15/6/13. Escuellas (2.502m)

Excursión fuera del calendario normal, haciendo lo que la climatología permitió en junio de este inestable año.

Excursión realizada por Javier, Salva, Iban, Maribel, Pako y Rafa

Fotos: facebook.

Escuellas

Dado que daban lluvia para la tarde y quedaba mucha nieve en cotas de 3.000m pues fuimos razonables buscando excursiones más cortas. De entrada salimos de la pista de Bolatica, cerca del pueblo de Panticosa con idea de acercarnos al Ibón de catieras y ascender a los Picos de Ferrera o algo similar, que conocíamos de hace años de cuando hicimos Baldairán (2.700m).

No había mucho misterio en los 4km iniciales ya que van por pista, hasta llegar a los hitos que permiten entrar en el barranco Yenefrito. Aquí al llegar al collado junto al Dedo ya dos que bajaban nos advirtieron que no habían lograo vadear el río, lo que ya nos habíamos imaginado tras ver lo bravas que bajaban las aguas, así que tocaba cambiar de monte. Aunque alguno ya había subido el Escuellas (2.502m) pues era el monte que quedaba encima, así que tras un escarceo de Iban y un servidor en el Dedo de Yenefrito, que nos acojonó bastante, dejando sin trepar el monolito cimero y destrepando la laja bastante delicada, pues nos fuimos pal Escuellas. La senda inicial nos llevó a un plateau bajo la cresta rocosa, iniciando una bonita pala nevada de 35º, que algunos esquivaron por las rocas de la izquierda. Una nueva rampa de 30º en la que disfrutamos con los crampones nos permitió llegar al hombro bajo la cresta rocosa caracteLlegada al colladorística de esta cumbre.

La trepada final, tras dejar crampones y mochilas, discurrió por una roca bastante descompuesArista a la cimata y poco agradecida, que aunque no era dificil (I+) era ciertamente inestable. Tras ir declinando verticalidad la cresta, para evitar los neveros de los lados, debimos seguir el filo rocoso lo que impuso un paso por una laja algo complicada (II-). Ya andando se llegó a la cima. La bonita cresta se prestaba a caminar hasta sus cotas central y occidental, más bajas, pero que era lo más elegante del monte. La bajada con cuidado se hizo mejor de lo que pensábamos y la nieve ya no estaba tan bien como a la subida, así que la bajada supuso algunos resbalones, pero realmente lo peor fue el calor que pasamos en la pista hasta volver al coche. Realmente se equivocaron en que iba a llover, pero sí que se vieron las nubes negras alrededor en algún monte, que por una vez pues no se desplazaron a donde estábamos.

Rafa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s