10/1/12. La Estiva (2.004m).

Se trataba de visitar algún monte en la zona occidental del cañón de Añisclo con el fin de poder hacer también la faja de la Pardina, pero la previsión no era muy buena y ya hacía dudar de inicio de que se pudiera hacer todo. Al menos se logró hacer algo.

Excursión realizada por: Salva, Maribel, Jesús y Rafa

Fotos: facebook

En la subida a Nerín (1.281m) la verdad es que los bosques estaban bonitos, pero había bastante niebla. Algo nuboso comenzamos a subir por la pista hasta la barrera, donde sale la senda de cuello Arenas y Mondoto. Enseguida se bifurca y nos vamos por la última ya que queremos subir primero este monte. Antes del collado ya cae la primera llovizna, a rato un poco más fuerte, pero para antes de la cima del Mondoto (1.947m) que es una pena tenga tanta niebla y nubes alrededor, intuyendo sólo algo del cañón.

Tras bajar de nuevo al collado, seguimos la senda de vacas hasta la ladera W. de la cumbre de La Estiva, que se asciende mejor un poco más adelante, en una ladera más limpia de matorral. Aquí nos cae la primera granizada, que afortunadamente dura sólo 15 minutos. Así se alcanza el vértice de La Estiva (2.004m) rodeados de nieblas y brumas. Aunque los mapas marcan un punto más alto al Norte (2.006m), preferimos dar la cima por hecha para ir por la loma oriental buscando ver algo del cañón de Añisclo. Llegamos a ver la Fuenblanca, pero poco más, ya que las cumbre se intuyen muy blancas pero son esquivas con tanto nubarrón. Al fondo vemos la dichosa faja de la Pardina, así que bajamos por este rincón hasta acercarnos al borde y ver la faja, que ya teníamos claro no se iba a poder pero ya la climatología ha sentenciado del todo. Para salir de dudas cae una nueva granizada, también breve. En cuello Arenas (1.890m) sale el sol y nos secamos mientras disfrutamos de algunos claros mostrando blancas las cumbres de Mondicieto y la Sierra Custodia.

Saludamos al guarda del parque que se está paseando con el coche por si pillaba algún cazador. Es la única persona que encontramos en el recorrido. Ya bajamos por los atajos con hitos que cortan la pista y que dejan el sendero de Fanlo a un lado. No se sabe si se ahorra mucho tiempo realmente, pero es más bonito por las sendas, que a veces van pegadas a la pista. Tras conectar con nuestro cruce de sendas inicial volvemos a Nerín.

A la bajada unos estupendos platos combinados en Sarvisé, regados con buen vino y el chupito de Pacharán Ordesano que nos regalaron ponen la guinda al día, que a pesar del tiempo nos deja buen sabor, porque la zona es muy bonita. Habrá que poner algo el año que viene para intentar otra vez la dichosa Faja de la Pardina, quizás el Pueyo Moncidieto (2.384m) sería buena opción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s