22/9/12. Pico de Barrosa (2.762m)

Excursión realizada por Pako, Maribel y Rafa

Se trata de una salida sencilla técnicamente, no exenta de desnivel, pero sin complicaciones,… por una vez con una mochila ligera con intención de disfrutar de este precioso sitio al que tantas veces teníamos ganas de entrar al pasar por delante de los parkings por los que se puede acceder. Los dos itinerarios más cortos son las bocas del túnel de Bielsa-Aragnouet y el Hospital de Parzán, pero la ruta bonita es por el Vallon de la Géla para disfrutar del murallón y los lagos de Barroude.

Fotos: facebook

Hay excelentes reseñas por internet que no vamos a mejorar, como esta estupenda en mendiak..Para las otras rutas estarían las de mis amigos de mendikat en Barrosa y Pico de Puerto Viejo.

El parking de Plan d’Aragnouet (1.390m) siempre está lleno de coches, aunque es curioso que luego no se ve tanta gente por los montes, ni siquiera en el refugio, pero bueno, que se recomienda madrugar por lo que nosotros estábamos a las 9 allí.

La ruta está super balizada y no tiene mucho misterio, tras la pista inicial al llegar al valle se sigue, a la derecha, la del Refuge de Barroude (2.377m) al que se llega en algo menos de 3h. El sitio es idílico con la vista de los lagos de Barroude y la espectacular muralla de la cresta del Troumousse al Gerbats. Da escalofríos pensar que uno ha podido pasar, hace años, por allá arriba de esa cresta, sin imaginarse del todo la caida que había. El pobre glaciar que anuncian en la publicidad del refugio es ya paupérrimo.

Tras el refrigerio se sube por senda evidente al Puerto de Barrosa o Barroude (2.535m), lugar donde curiosamente describen una posible subida al Pic Troumousse (3.089m) por pasos de III y II+, que la verdad no se intuye bien por donde va pero parece serio, pero bueno, más vale que hoy no tocan esas cosas, toca caminar sin más a la izquierda, evitando la colina del Pico del Puerto de Barrosa, para lomear por 1km hasta el Pico Barrosa (2.762m), con excelentes vistas, aunque La Munia está pillada por las nubes y nos fue esquiva toda la mañana. Pasamos después a su antecima, Soum de Barroude (2.739m) y finalmente al Pico de Puerto Viejo o Pic de Port Vieux (2.723m). Una bajada por senda empinada, bien balizada con hitos, nos llevó al evidente Puerto Viejo de Bielsa (2.378m), con su iconografía sobre los refugiados de la guerra civil.

La bajada del dichoso puerto pensábamos que ibamos a recortar tiempo respecto a las señales, pero que va, hay montón de zetas que tardas 1h en llegar al valle otra vez, para ya luego en otra hora volver al coche, completando más de 8h de bonito recorrido. Nos gustó mucho el sitio, a la altura de lo que nos habíamos imaginado, aunque da pena que no se nos ocurran ascensiones nuevas para pernoctar en ese refugio alguna vez.

 

Anuncios

15/9/12. Espadas (3.332m)-Posets (3.370m)

Excursión fuera de calendario realizada por Javier, Pako, Maribel, Iban y Rafa.

Fotos: facebook

No sé qué decir de esta preciosa cresta que no se haya dicho ya, seguro que alguno nos encuentra por el google y se piensa que pondremos algo nuevo,… pues no creo. Teníamos muchas ganas de hacerla los que no la habíamos hecho y hemos disfrutado como enanos, excepto ese 5% de la cresta que acojona. Ha merecido tanto la pena, lo hemos hecho todo tan bien, tan tranquilitos que no se puede pedir más a este día glorioso de montaña . Y con eso se podría acabar, pero vamos a autocomplacernos un poquito contando las batallitas, para los del grupo que por desgracia no pudieron acompañarnos físicamente, pero que estaban en espíritu apoyándonos.

Obviamente nosotros pensamos que es mejor hacer la cresta en sentido Espadas-Posets y no al revés porque los dos pasos más técnicos serán ascedentes. Por contra la bajada del Espadas es muy rota y en descenso es mala, pero hacer toda la larga cresta S. en descenso es excesivo también. Es nuestra opinión antes y después de hacerla.  Y hala, a los detalles.
Ruta inicial común a la normal del Posets, y luego seguimos el G.R.-11.2 hasta la entrada del Ibón de Llardaneta. Allí se deja el G.R. y se remonta la ladera herbosa de la derecha siguiendo los hitos hasta arriba. La ladera tiene dos salidas igual de válidas, a izquierda o derecha. Arriba ya se ve claro que hay 3 opciones, una vez desechada la de entrar por el collado de Eriste, obviamente, y quitarnos los pasos de III:

a)-Por la Tuca del Forau de la Neu: ya se ve que se bordea y se entra por la arista de la izquierda. De allí se subiría al collado Pavots. Que bien que la hemos hecho todos menos Iban y hoy no la vamos a subir.

b)-Por el collado Pavots: sin duda la más sencilla, se ve claramente la huella de paso en la gravera, pero te dejas el Diente Royo.

c)-Por el Diente Royo: para los que coleccionan tresmiles, que es obviamente la que vamos a hacer, ya que sólo Pako y Maribel lo habían subido.

Para atacar el diente ya se ve que es un mogote mixto roca-hierba, con un collado evidente a su derecha al que se llega bien por unos hitos y unos resaltes rocosos. En la cima aunque el gps da la posición correcta, y es el tercer pináculo desde el collado de Eriste tal como describen las guías,… pues el gps da 2.997m, o sea redondeando 3.000m. uy, que dilema. Bueno como vamos a seguir por la cresta, se podría ir por debajo pero no compensa, pues pasamos la siguiente elevación, que mide más de 3.010m y es blanca, no “roya”. O sea, pues sea cual sea, ya está, primer tresmil tachado, el Diente Royo (3.010m).

La cresta del Pavots es bonita y es una buena forma de ir adaptándose a estos terrenos de crestas, por trepadas sencillas (F.). Viene bien para soltar los nervios y adaptarse al ambiente con patio. Cima del Pavots o Tucón Royo (3.121m), uno de los tresmiles más sencillos del Pirineo supongo, ya que desde su collado se podría subir a la cima sólo andando.

Tras bajar al collado ya viene lo bueno y el inicio es amplio y tardas incluso en llegar a alguna trepada que son sencillas (I). La roca es buena y ya se va afilando al pasar un gendarme (I+). Algunos pasos de ahora son de ir andando pero tienen bastante patio, por lo que tampoco te relajas, pero agradeces que tarde en llegar el paso más técnico. Cuando llevas la mitad de la cresta y vas disfrutando del ambiente,… zás, el murete de los coj…. no por no estar advertidos, no jode menos. Algunos libros ni lo mencionan, pero son 4m de grado II, que pa los que no midan más de 1,80m pues parece incluso más, porque debes tirar de brazos para subir los pies hasta alcanzar la repisa. No es complicado pero son unas milésimas de segundo de tensión hasta pillar la repisa,… o sea que pa qué liarse, Pako pasa de primero, luego Iban,… y luego pedimos la cuerda los demás y ya está. Algunos no lo hacen nada bien incluso hacen paso de rodillas, con lo inestable que es balancearse hasta que haces presa,… buscando despacio se hace mejor de lo que parece, cuando logras poner el pie en algún escaloncito. La caida al menos no es al vacio, hay una pequeña base rocosa, aunque no conviene caerse desde luego. Me resisto a poner II+,.. porque no lo es, pero es casi casi, un poco más de II pero menos de II+… ¿y si inventamos un grado nuevo?, ¿un II+-?

Sabemos que lo más difícil ha pasado, pero la cresta ahora no da respiro y no te deja relajarte en pasos expuestos en bloques en buena roca (II-) con fisuras. Afortunadamente las presas abundan porque se afila el tema. Tras un respiro, definitivamente ya estamos en el filo que sube a la antecima, una escalada preciosa con ambiente a ambos lados, muy de ir a gatas sin más (I), con algún resalte pa poner la guinda (II-). Casi sin darnos cuenta se ha acabado la cresta, se ha hecho larga (950m de cresta desde el collado Pavots nada menos). De momento felicidad, fotos,… luego ya pensaremos en lo que queda. Cima del Pico de las Espadas (3.332m), montañón impresionante.

Hala pues, hay que moverse y viene el peor tramo, la bajada del Espadas. De entrada se pasa a la cima Norte y luego por su izquierda más o menos se va bien por repisas. Al ir girando a la derecha para coger el filo la roca se vuelve descompuesta, y hay que bajar despacito (I+), sobre todo justo para llegar a la silla de montar, o paso del funambulista,… el mítico paso, ese que ves los videos y te quita el sueño,… y no sé que decir, si digo que es fácil y se pasa andando es cierto, pero ya, es que si fuera en el pasillo de tu casa sería una birria de paso, pero con la caida que hay acojona mucho mucho,… es de echarle valor y ya está, se pasa mucho mejor de lo que parece, realmente es peor la bajada del Espadas que el paso famoso.

Y hala para salir del paso (je,je, que bien me ha quedao), dicen que por el murete descompuesto es II+, pero a la izquierda avanzas un poco por la repisa hasta ver a la derecha el diedro pulido que dicen también es II+. Pues bueno, pues vale, al final algunos ponemos la cuerda pero realmente yo creo es menos grado ¿volvemos al II+- inventao?… es que no sé como explicarlo, es más de II pero no lo veo II+, incluso casi parece más sencillo que el otro de la cresta Sur, ya que es mucho más tumbado y no tan vertical.

Al salir hay una cota con hito y después otra más caracterísitica con otro más gordo. Una de las dos será la Tuca de Llardaneta (3.311m). Su destrepe también es delicado, de hacer despacito, pero más sencillo que el del Espadas (I+). Y se acabaron las dificultades, respiro de alivio colectivo y paseo disfrutón a la cima de la Tuqueta Roya (3.297m), pequeño tresmil.

Lo que queda es subir andando con los bastones por la senda desde el collado Arlaud al Posets (3.370m) y bajar por su ruta normal de la Canal Fonda, terreno ya conocido. Aprovechamos para darle un saludo afectuoso a nuestro precioso amigo el Diente de Llardana, con el que ya intimamos hace un tiempo, pero que es mejor no repetir para no estropear tan buen recuerdo. Total 9h de actividad, con 1h entre paradas y cervezas de 500ml en el refugio Angel Orús, al llegar al parking.

Saludos,

Rafa

8/9/12. Peña Blanca (2.365m) y circo de Anéou

Excusión fuera de calendario realizada por Pako, Maribel, Javier y Rafa

Fotos: facebook

Se trataba de conocer el resto de cumbres en un día climatológicamente mejor que el que tuvimos este año en la ascensión invernal al Pic d’Anéou (2.364m) e ir improvisando sobre la marcha sin muchas pretensiones dando la vuelta al circo para pasar por otras cumbres, muchas de ellas también muy conocidas por nosotros por haber asencedido con nieve desde Astún o el Portalet, pero al menos había un par de picos menos conocidos que no habíamos subido ninguno.

Salimos desde el parking clásico del Midi (cabane d’Araille) y repetimos la entrada por la rampa entre la Pène de Mahourat y la Pène de la Glère. Situados bajo este último le hacemos un intento de subir, pero en mixto con pendientes herbosas muy empinadas y zonas de roca descompuesta con gravilla no se ve nada seguro el terreno. Nos liamos un poco y creo que nos fuimos demasiado a la izquierda. Unos metros debajo de la cima estamos en una zona que luego bajarla va a ser muy peligroso y decidimos dejarlo. No se ve dificil (F) pero sí que vamos a patinar en las piedras casi seguro. No sé si hay algo mejor, porque por las reseñas es el tipo de subida que hay, pero no debe ser este el sitio bueno y decidimos no volvernos locos retrocediendo y probando otro sitio, nos vamos a la izquierda definitivamente y ya tomamos la senda al collado con Peña Blanca, donde accedemos a su cima. Cima de Peña Blanca (2.365m) con gran panorama. La cresta al Anéou se ve bonita, pudiendose esquivar la roca por la izquierda, pero no apetece ir y volver para un pico recien ascendido. Para hacerlo era mejor haber entrado al collado a la derecha de la cima y luego haber pasado a Peña Blanca.

La cresta es ahora sencilla y muy elegante hacia el Pico de Canal Roya (2.231m) con bonito panorama de la Canal Roya y los picos circundantes como el Anayet, el Midi d’Ossau, etc. Han puesto una placa en recuerdo de un montañero, aunque lo de rebautizar la cima con su nombre no parece lógico en un pico que ya lo tiene.

Ahora dejamos la cresta y bajamos por los hitos de la loma N. hasta un colladito donde los hitos saldrían a la derecha para bajar al pla de la Gradillére, pero nosotros seguimos por la cresta bordeando algunas rocas hasta el collado de la Gradillère, con objeto de atacar estos picos. Sabemos que la ruta normal es por el otro lado y no apetece nada perder desnivel, por lo que atacamos la canal-chimenea que hemos leido que es F.sup. En efecto el grado es ése (I+ o II-) pero hay una zona en medio que sin roca tiene hierba y tierra, y es mala. Son pocos metros pero se sufre un poco pensando en la caida. Luego ya mejora y se sale entre los dos picos. A la izquierda queda el Pic de la Gradillère (2.271m), que la verdad es que casi hubiera sido mejor darle la vuelta. Tras el almuerzo se sube andando al Pic de la Gradillère Oriental (2.254m).

Se baja andando por los hitos sin problemas al col d’Anéou (2.083m) y sin perder mucho desnivel seguimos para atacar por fortísima pendiente la cumbre siguiente. Uff, vaya sudada pa subir al Pic des Arazures (2.218m), cuyo nombre no aparece en muchos mapas. La vista del circo es muy completa con el Midi al otro lado. La cresta que viene ahora es escarpada y muy sencilla, apenas hay que apoyar las manos, para luego seguir al col des Arazures (2.122m), de donde fácilmente se sigue a la colina que precede al col de l’Iou (2.194m). Antes del collado ya giramos a la izquierda para atacar el último objetivo, ya que se ha cubierto el cielo y amagan varias gotas, pero queda el coqueto y bonito Pène de Peyreget (2.252m), impresionante picacho rocoso, que se ataca por la cresta rocosa, para luego dejarla en la zona expuesta y contornearla por la derecha.

Aquí ya habíamos dudado de si subir al collado de Peyreget y pasar al refugio de Pombie, para tomar la clásica frasca de vino, con el bocata y vistas al lago, pero el tiempo ya nos ha hecho decidir que mejor no arriesgar a que llegue la tormenta, ya que se oye algún trueno, por lo que volvemos por el col de l’Iou (2.194m) y la senda del col del Soum de Pombie, que atajamos cerca del collado para descender al parking de la Cabane d’Araille, cumpliendo unas 7h de precioso paseo. La verdad es que sin nieve y sin usar raquetas también tiene su gracia este circo, encadenando más picos por la rapidez con la que se progresa.

1/9/12. Gourgs Blancs (3.129m)

Excursión realizada por Salva, Pako, Maribel, Iban, Fern, Javier y Rafa

Fotos: facebook

Ya quisimos el año pasado hacer este cresterío pero la climatología lo impidió así que teníamos muchas ganas de poder hacer los 6 tresmiles del Gourgs Blancs. La duda es la de siempre, decidir por cual empezar,… pues no esperéis que nuestro grupo os resuelva las dudas, ya que nosotros empezamos por el Saint Saud porque varios compañeros ya habían ascendido a Gourgs Blancs y Jean Arlaud, y no llevaron arnés por si se daban la vuelta en el Armengaud.

La verdad es que fue una mañana gélida con un viento helador desde que salimos del refugio de Estós. A pesar de la ropa el frío se nos metió en el cuerpo hasta que nos dio un poco el sol antes del puerto de Gías, pero no íbamos a doblegarnos con la ilusión que teníamos. La sensación térmica sin duda bajo cero, ya que se anunciaban 4 o 5 ºC en Benasque. En el puerto no hay mayores problemas para bajar un poco por la derecha y ascender a la cubeta donde está el laguito bajo el Saint Saud, que es claramente visible. Por la ladera pedregosa se trepa sin mayores problemas hasta el hito cimero del primer tresmil, el Pic de Saint Saud (3.003m). Por la cresta, y mejor bajando algo a la derecha a la cuenca pedregosa, se accede al collado con el siguiente pico, aunque en cuanto se puede nos subimos a la izquierda a la cresta, tras pasar unas lajas, para trepar por la sencilla y elegante cresta de bloques (F.) del Pic de Camboué (3.042m), segundo tresmil, con libro de firmas.

Sin mayores problemas se sigue al collado y luego se remonta la ladera de la Punta Lourde Rocheblave (3.104m), un tresmil bastante sencillo con interesantes vistas del resto de la cresta, destacando en primer plano la vertiginosa Torre de Armengaud, próximo objetivo.

Se baja por un destrepe no complicado a la base de la torre. La primera trepada es sencilla por buenos bloques (II) hasta situarnos bajo la trepada final. Hay hitos aquí, en esta repisa amplia, pero no está claro por donde es mejor atacar. Es el lugar que la gente dice hay pasos de II+ o de II según donde lo encuentres. La trepada no es larga pero es de decidir cada uno donde le parece mejor, si por la izquierda o de frente. A la derecha obviamente hay un cortado. Este es probablemente el paso técnicamente más complicado de la travesía y que obviamente es mejor en ascenso, pero también es verdad que el destrepe es  más largo por el otro lado y también sería mejor hacerlo en ascenso. Aquí en este lugar hay algún clavo, señal de que algunos suelen rapelar si descienden el Armengaud hacia la Punta Rocheblave, ya que los hitos se ven muy bien en la repisa, a unos 10m por debaj,o pero en descenso es más complicado ver por donde bajar.

De la Torre Armengaud (3.114m) se baja por un pequeño corredor en la pared con unos destrepes algo impresionantes por su verticalidad pero en general con presas aceptables (II). Ya se ve abajo más hitos que llevan a un sistema de viras que de forma más sencilla (I+) por fin nos llevan hacia la ruta normal del Gourgs Blancs. La sensación de peligro ya ha pasado, aunque sigue siendo un poco lioso localizar el mejor paso para pasar bajo la antecima W. o falso Armengaud (3.120m). Al final hay una laja rocosa muy incómoda (II-) que no vimos los hitos que iban un poco antes, para salir a la cima del ansiado Gourgs Blancs (3.129m). Es tiempo de almorzar y descansar.

Nos queda un tresmil por lo que bajamos sin problemas a la brecha que nos separa del Jean Arlaud. El inicio de la trepada es una repisa expuesta algo estrecha que impresiona un poco (I+). Las siguientes trepadas en buena roca (II) son verticales pero sencillas. Finalmente se suaviza para atacar fácilmente la laja que conduce a la cima del Pic de Jean Arlaud (3.065m), último tresmil del día. A la bajada impresionan más los destrepes de II ya que dada la verticalidad, a veces es difícil localizar el punto para poner los pies. Aún y todo con tan buenos compañeros que nos indican pues no necesitamos sacar la cuerda. Ahora tenemos la duda de si bajar por la canaleta (II-, muy descompuesto, riesgo de caida de piedras, se suele hacer en rapel para bajar, ya que se sube mejor que se baja) o conectar con la normal del Gourgs Blancs (I+, más largo). Al final nos decidimos con buen criterio por esta última que posee un buen balizaje con hitos y que nos lleva al Puerto de Gías. Como los Picos de Clarabides y Gías ya teníamos hechos todos menos Iban, pues ya descendemos, con la consabida parada en el refugio a celebrar con unas birras semejante colección  tresmilera.

19-25/8/12. Alpes: Briançon y Écrins.

Resumen de las vacaciones de una semana en la zona de Briançon realizadas por Enrique, Rafa y Maribel.

Desde allí hay opción a bastantes tresmiles importantes e interesantes tanto de las áreas de Briançonnais, Val di Susa, La Vannoise, Aosta y el importante macizo de los Écrins, que incluso incluye algún cuatromil.

De otros viajes a los Alpes yo ya venía con la idea de parar en esta zona y hace 4 años David Atela publicó su libro 50 montañas de los Alpes, en el que incluía una buena selección de cumbres de los macizos de Francia, Suiza e Italia, lo que nos ayudó a seleccionar los montes. Enrique conocía mucho la zona por sus andanzas ciclistas por esos puertos y yo me quedé enamorado de los Écrins, cuando los contemplé desde el Gallibier cuando volvíamos de Eslovenia hace 2 años.

Los 5 días no daban para mucho pero creo los aprovechamos a tope. La impresión es que una zona que está a 1.000km de casa y 10h de coche debería dar como para que volvamos más veces. Lo que nos sorprende es por qué hemos tardado tanto… quizás por la atracción de los cuatromiles, del Mont Blanc (4.810m), etc, … parece que para hacer un pico más bajo que el Aneto (3.404m) no merece la pena salir de España, pero es algo que ya nos quitamos de la cabeza con los preciosos lugares alpinos de Austria y Eslovenia. Ahora tocaba ya de una vez esta zona y no nos ha decepcionado.

20/8/12. Mont Chaberton (3.136m)

Fotos: facebook

Tras hacer el viaje siempre nos gusta empezar con un bonito monte panorámico sin dificultades técnicas, para soltar las piernas y disfrutar sin meternos en ningún fregado. Siempre tuve claro que esta debía ser la primera cumbre, ya que el col de Montgenèvre está prácticamente junto a Briançon.

La ruta sale junto a la frontera y una vez localizada la pista con las balizas de GR5 ya no tiene pérdida remontar los 1.380m de desnivel. El hecho de que haya una estupenda senda hizo que lo subiéramos en 3h, porque estábamos con muchas ganas. La cima tiene su punto histórico con las ruinas de las fortificaciones y alambradas de las grandes guerras. En el amplísimo panorama descubrimos a nuestros próximos objetivos, un gran pico sin complicaciones que fuera más alto que el Aneto y quizás probar el aire enrarecido de los cuatromil metros,… si es que por mucho que escriba arriba, al final los montañeros caemos en la tentación porque somos humanos.

21/8/12. Rocciamelone (3.538m)

Fotos: facebook

Precioso montañón de la zona de Susa, sólo ensombrecido por la larga pista asfaltada (15km) desde abajo, estrecha en algunos tramos. Si no fuera por eso lo recomendaría a ojos cerrados como un monte a elegir en la primera aproximación a los Alpes, ya que es rarísimo encontrar una cumbre de semejante altura con una dificultad F y sin glaciar (éste monte lo tiene en la otra cara, la Norte).

Desde el parking (2.075m), cerca del Rifugio de la Riposa, ya se ve el monte, pero no hay que dejarse engañar ya que faltan 1.400m de desnivel y 4h a la cima. Las balizas del GR no tiene ninguna pérdida, pero la infinidad de zetas por la empinada pendiente obligan a tomárselo con calma, aparte que con el viajecito y la pista empieza a hacer calor a las 11 de la mañana. El poderse tomar una coca-cola de 500ml por 2 euros en el coqueto refugio Ca D’Asti (2.855m) es una gran alegría para el cuerpo.

La montaña se vuelve rocosa desde este tramo y empieza a mostrar su mejor cara en las laderas pedregosas hasta llegar a la crocetta. Tras una breve senda se ataca la preciosa pirámide cimera por un sistema de repisas con cables, que hacen disfrutar un montón, antes de salir a la impresionante cima. Un espectacular refugio libre, una mesa de orientación y la gran estatua de la Madonna nos dan la bienvenida. Un sitio que sin duda se agradece visitar fuera de los fines de semana, ya que con un refugio a mitad de la subida debe de ser una romería. Nosotros estamos solos con unos italianos y un amigo que hicimos por el camino de unos 70 años que se va a quedar a dormir en la cima… qué envidia, pero nosotros tenemos que volver a Briançon a comernos unos buenos entrecot y tartifleu, en el casco antiguo de esta bonita ciudad, con estupendas cervezas de las aguas de los glaciares alpinos.

22/8/12. Le Gran Arèa (2.869m)

Fotos: facebook

Era el día destinado a descansar un poco después de haber hecho 2.800m de desnivel en 2 días. Elegimos el col du Granon (2.404m) para ir con el coche, ya que nos pillaba a 30minutos, con idea de dar un paseo a la Gardiole (2.753m). El puerto lo recordábamos de cuando Chozas le ganó a Hinault en el 86, es lo que tiene tener unos añitos y que nos guste el Tour de Francia. Pero el caso es que camino del puerto ya vimos este otro monte, mucho más bonito. Al llegar a la curva de la Bergerie St Joseph vimos que ponía 2h a la cima, y el mapa lo marcaba como panorámico, así que cambiamos el plan, ya que el otro es una colina herbosa menos bonita.

La ruta no tiene misterio y va por una senda con hitos hasta el collado con el Petit Area y luego gira a la derecha (N.) para ascender entre preciosas agujas a la cima. El panorama es grandioso, con nuestro próximo objetivo muy visible, el blanquito Dome de Neige des Écrins. Tras consultar el tiempo en la oficina de turismo de Chantemerlle, nos animamos a reservar en el refugio, ya que teníamos la ventaja de ser entre semana. Ya sabíamos que para un fin de semana habría que haber reservado meses antes.

23/8/12. Subida al refugio de Écrins (3.175m)

Fotos: facebook (más el Dome de Neige)

Pues con los nervios de rigor y un mochilón de pánico con cuerda, arnés, casco, piolet, crampones, pantalón de gore-tex, mallas, forro polar, anorak de gore-tex, tornillos de hielo, comida,… pues hala, que sufrimiento de subida por las zetas de Pre de madame Carle (1.874m), lugar al que se llega por el valle de Ailefroid. La vista del Glacier Blanc es impresionante desde el refugio de su mismo nombre. Aquí nos deja Enrique, que ya había avisado antes del viaje que no era el tipo de monte para él.

Tras las coca-colas nos vamos Maribel y yo para el otro refugio y empieza a llover… jopé, pero hay que subir. Al llegar cerca del glaciar vemos a gente que viene por él y con la lluvia tras esperar un rato pegados a unas piedras, a ver si paraba, pues nos metemos al glaciar con toda la parafernalia, pero tras pasar un par de grietas lo dejamos al ver venir por arriba a otras personas. Más vale porque es 1km de glaciar muy agrietado que se puede evitar. Sabíamos que había que ir lo más lejos posible sin pisar el glaciar, pero con la lluvia no vimos la pintura blanca. La senda de la pintura sube por arriba con algunos pasos con grapas, tipo ferrata, para bajar a un plateau glaciar. Aquí ya sin grietas se llega bajo el refugio. Paró de llover y ya fuimos despacio hasta la base. Los 100m de desnivel hasta el refugio de Écrins (3.175m) hacen daño, pero es el final.

El sitio es una atalaya espectacular, pero nuestra cumbre estaba cubierta de nubes, una pena. El refugio está muy bien, aunque la comida no es muy buena. La sopa no estuvo mal pero el pollo al curry con especias estaba asqueroso,… no recuerdo un refugio francés que haya comido bien, es aún peor éste que el de Gouter. Sólo los que pillan junto a carreteras como el de Oredon se pueden salvar, aunque las omelettes sabrán a gloria en el refugio del Glacier Blanc, pero eso ya será a la bajada.

24/8/12. Dome de Neige des Écrins (4.015m)

El día más esperado de las vacaciones comienza a las 3:15, cuando nos despiertan para desayunar a las 3:30. Por si quedaba duda de a donde iba la gente pues todo el mundo en masa se levanta de golpe. El desayuno nos alegra la vida y nos quitó la mala impresión de la cena, estuvo realmente bueno. La bajadita al glaciar con el frontal tuvo su gracia por la senda entre las piedras. Tras encordarnos, fuimos pisando el glaciar totalmente gris y helado saltando algunas grietillas. A tramos pillas huella en nieve, pero hay tramos que no ves apenas arañazos de crampones, y nos hemos quedado detrás de los grupos con guías que van más rápido. Aquí nos retrasamos un poco, ya que no es cosa de chafar toda la ascensión por una precipitación. Despacito ya vamos dejando que alguno nos coja y recuperamos la línea buena, ya que el plateau (3.300m) nos tapaba las luces que iban delante. Bajo la cumbre hay lucecitas que van ya muy arriba, pero hay que tomarlo con calma, mucha calma, porque son 700m de desnivel.

La primera rampa es la más inclinada, 35º en general, un par de metros quizás 40º, pero no conviene cebarse, porque la tentación es acelerar pa superar la acusada pendiente, lo que obliga a pararse a respirar por la altura. Es mejor hacer las diagonales con calma cambiando el piolet de mano y no agobiarse por los que van detrás o delante. Pensábamos que ya se habían acabado las grietas y hay que saltar dos un poco maliciosas. Son puentes de nieve que casi es mejor no pisar y pegar una zancada. Así se sale a la amplia repisa donde están los seracs caídos. El amanecer en este lugar, hacia las 6:30-7:00, es uno de esos recuerdos inolvidables. Hemos visto ya nuestra cumbre, de color naranja, justo sobre la barrera de seracs. Vienen un par de rampas empinadas otra vez (30º) que evitan las grietas yendo a la izquierda, para finalmente girar a la derecha. Un gran cortado impide el paso, por lo que se sube una empinada ladera (35º), con bastantes escalones de todos los que han pasado. Arriba ya se coge el senderillo colgado que lleva a la cumbre. A la derecha ni miras la caída que hay, es mejor concentrarse en el senderillo y ya está. El hongo cimero está defendido por un incómodo escalón de hielo que se pasa clavando arriba el piolet y haciendo un paso de rodilla. El tramo final está muy duro y hay que andar despacito. Cima. Son las 8:30. Del grupo de gente “normal” somos los últimos, así que hay poco tiempo para fotos y parafernalias, es mejor tirar para abajo detrás de la gente, ya que los siguientes ya vienen muy lejos.

La bajada hay que hacer con cuidado, pero tampoco entreteniéndose mucho, porque el horario se calcula para que no te caiga un serac. Pasamos a las 10 bajo ellos y no caen pero hay veces que hacia las 11 o 12 ya cae alguno. La huella está muy lisa al final y debemos hacer una autodetección con piolet, por lo que al final nos salimos de la huella y nos buscamos mejor abrir una nueva en la ladera para evitar más sustos. Ya está hecho, ya respiramos aliviados, porque ya con luz volver por el glaciar es supersencillo y sólo queda desandar todo hasta el coche, completando una jornada de unas 12h. Un paisaje inolvidable, y un monte muy bonito pero de todo menos fácil. Me parece que es un terreno que requiere bastante experiencia en glaciares, aunque sea relativamente seguro siguiendo la huella. Desde luego creo que no lo recomendaría para los que quieran debutar en un cuatro mil sin guía. Me parecieron menos peligrosos el Bishorn, el Breithorn o el Alallinhorn.

Y eso es todo, hasta la próxima visita alpina, ojala sea en 2013.

Rafa.