11y12/7/12. Rabadá (3.045m)-Navarro (3.043m) y Forca Estasen (3.028m)

Actividad fuera del calendario realizada por Iban, Maribel y Rafa aprovechando las fiestas de sanfermines para desintoxicar un poco y quemar los excesos de los días previos.

Fotos: Pimer día (Rabadá y Navarro): facebook, Segundo día (Forca Estasen): facebook

La predicción un poco inestable nos hizo dudar porque meterse en esta cresta con llovizna no es recomendable, pero al final nos respetó. La subida por el Ball de Remuñe no tiene mucho misterio, es un valle bastante salvaje donde no suele haber mucha gente y entre semana realmente nadie. Tras acabar las marcas rojas y amarillas comienzan las azules y de momento el primer puente no hay que pasar. Más adelante antes de entrar a la garganta sí que hay uno de troncos que debieramos haber pasado pa evitar pasar el torrente por una roca lisa mojada muy incómoda. Por el barranco se sale al circo de Remuñe y se gira a la izquierda para subir por una enorme caos de bloques, que en invierno hace años subimos en largas lazadas con crampones. Ahora es más sufrido y con paciencia se llega a la zona superior donde a la derecha hay un gran nevero hacia el Portal de Remuñe (2.831m), que tiene buena huella y no requiere crampones, que además no hemos traido porque nos lo conocemos.

Se bordea ahora la Forca Remuñe por detrás y hay otro nevero, éste ya mas durillo, pero en esta época también se pasa bien al ser poco inclinado. Madrugando más y con más frío pudiera haber requerido crampones, pero da la impresión también de que perdiendo desnivel se puede esquivar gran parte. Tras pasar por la antecima se llega a la Tusse de Remuñe (3.041m), que la verdad como todos ya lo teníamos hecho no le hacemos mucho caso.

Se puede seguir el filo a la derecha y enseguida se baja a la izquierda a una repisa que da entrada al collado con el siguiente pico. La cresta es sencilla y a veces hay que apoyar las manos (F) pero se puede caminar al final sobre ella de forma elegante para llegar al Pico Rabadá (3.045m.)

El inicio del destrepe es sencillo y por la vertiente española hay buenas repisas y agarres hasta llegar al dichoso destrepe (II). Realmente más que dificil es muy incómodo porque es una fisura que corta la roca donde no te caben los dos pies a la vez, pero con bastante patio. Nosotros al final nos apañamos metiendo una vaga larga y enganchando otra y nos anclamos a ella con un mosquetón ya que realmente lo complicado son 3m hasta llegar a la horcada. Ahora viene un gendarme que puede esquivarse por la izquierda (I+) o subirse y destreparse de frente (II-) para llegar a la placa lisa, a la que se entra directos por otro gendarme. De lejos parecía dificil pero la laja es excelente y ni siquiera hace falta hacer adherencia ya que hay huecos para los pies, y la bavaresa es sencilla.

Lo más complicado está hecho y toca disfrutar de la parte más bonita de la cresta, la elgante trepada por bloques, siempre cerca del filo pero mejor con tendencia hacia la vertiente francesa, para alcanzar fácilmente (II-) la cima del Pico Navarro (3.043m). Aquí ya volvemos, ya que no queremos enfrentarnos al paso de II+ del Maupas, monte que ya tenemos ascendido desde Lys. La vaga que hemos dejado colgada en el paso delicado hace que ahora sea sencillísimo, además de que en ascenso es menos complicado.

Antes de descender hacemos investigación de la misteriosa Aguja Jean Garnier (3.026m). Desde el collado de Crabioules (3.008m) se pasa por una primera cota (3.020m) poco relevante que tiene hito hasta seguir por una bonita cresta que se va afilando con pasos de II- y II, muchas veces esquivables por la derecha, hasta salir a la primera aguja (3.025m), que es la que la mayoría de libros clásicos (Alejos, Capdevilla, etc) dan como la cima. Tiene sus 10m de prominencia porque una brecha la separa de la siguiente aguja (3.026m), que sin duda se ve más alta. Luego desde abajo comprobaremos que también una brechita posterior, al Norte, le da la famosa prominencia, pero no nos atrevimos a poner la cuerda y hacer el paso de III muy expuesto para coronarla. Esta cota es la que Atela da como Aguja Garnier en sus libros más modernos. Nosotros nos quedamos contentos con lo que hemos hecho. La bajada se hace larga y para más inri me hago un pequeño esguince en el caos de bloques bajada del portal de Remuñe, más vale que la bota sujeta lo peor. Total unas 12h, que paliza esto del tresmilismo, pero la subida al pico Navarro es bonita, aunque no fuera un tresmil, a diferencia de la aguja garnier que no deja de ser un grano en la cresta de Crabioules y que se antoja excesivamente peligrosa.

Al día siguiente nos cogemos sin madrugar el bus de la Besurta (1.900m) y hala a tresmilear por un sitio bonito. No nos vemos preparados ni técnica ni psicológicamente para la cresta de Salenques con pasos de V- y IV, pero nos apetece conocer el sitio coronado de paso el tresmil más asequible de la cresta, la Forca Estasen (3.028m).

La ruta es larga y supera las 4h, pero el inicio por Aiguallut es muy bonito, luego ya se toma el desvío a Barrancs y se entra al angosto pasillo que parece una selva, de lo altos que están los helechos, entrando al barranco. Es una zona que entre los vadeos del torrente y el caos de bloques se hace larga, aunque es bonita por lo salvaje que es, sobre todo en la inmensa morrena que baja del Aneto, en un lugar ciertamente desolado. Al fin se llega a la colladeta de Barrancs (2.487m), donde se pierde desnviel para bajar al valle donde nos esperan más bloques de piedra, hasta alcanzar un espolón al que llevan los hitos y que está ligeramente a la izquierda de nuestra cumbre. No hace falta llegar al collado de Salenques, ya que el penoso espolón nos lleva a la cuenca bajo la muralla que defiende la cumbre. A la izquierda, por un nevero, se entra a la repisa que pegada a la pared lleva a la brecha de entrada. Girando a la derecha se siguen los hitos, serpenteando entre los numerosos vivacs para escaladores, trepando entre los bloques (I) hasta situarnos bajo la cumbre. Se entra directos a la canaleta entre las dos cimas de la forca. La trepada por la canaleta es sencilla (I+), aunque algo incómoda por terreno descompuesto.

La cima de la izquierda (3.028m), oriental, es la que desde lejos parece ser más prominente, ya que se levanta los 10m de rigor sobre la brecha. La cima de la derecha, occidental, parece sin duda más alta (3.029m), pero realmente se plantean dudas de que en su larga cresta alguna de las brechitas le dé la consabida prominencia lo que es casi imposible de medir sobre el terreno con un gps, ya que se requeriría tener más paciencia que un santo. Es un caso que podría ser similar al de la Aiguille Badet que también tiene otra cota más alta al lado pero que no llega a la promiencia exigida para ser la cumbre. Ante la duda se recomienda subir las dos cimas a los coleccionistas, aunque nosotros subimos la oriental por la bonita chimenea directa (II), que es la que cae justo sobre la brecha, si bien antes o después ella se ven otras opciones más sencillas (I+), pero que poseen más piedras sueltas. La cima occidental le hacemos un intento, pero realmente el paso de entrada no es muy cómodo (II) y como estamos cansados ya lo dejamos. La vuelta se hace más larga de lo que parece por los dichosos bloques, y yo encima voy con mi tobillo vendado que ya me empieza a doler, pero nos sale la ruta por unas 8h 40m, aunque hay sitios que dicen que 6h,… la verdad es que no tenemos sensación de haber ido excesivamente despacio, si bien el acumulado del día anterior habrá pesado lo suyo, pero pensar en unas 7h sería más razonable.

Anuncios

30/6/12. Picos de Russell (3.207m)

Excursión fuera de calendario realizada por Pako, Maribel, Javier y Rafa

Fotos: facebook

El Russell y sus agujitas. Bueno, yo creo que más bien lo que le da vueltas todo el mundo es como enlazar las cumbres sin ser un hacha de la escalada que pase pasos de III sin cuerda, y según cuantas cimas se quiera hacer. Todos nosotros teníamos ascendida la cima principal, la punta de la brecha y la cima SE, alguno incluso la cima Oriental tras descender de la SE, pero las dos agujas están tan separadas que hay que apañárselas para enlazar sus dos rutas normales. Y luego viene decidir si desde Ballibierna o desde Llauset. Es largo desde cualquier sitio pero Ballibierna tiene el inconveniente del autobús, y en eso acertamos ya que alguno que encontramos ya nos dijo que incluso el bus de las 5:15 de Senarta estaba lleno y se quedó gente sin subir, o sea que primer acierto el salir de Llauset (2.200m).

Tras acampar en la pradera junto al refugio en ruinas, ya que en el parking de la presa no hay sitios decentes, salimos a las 7:10 dando la vuelta al embalse. Tomamos el desvío de la cabaña de Botornás y finalmente dejamos el cruce del Ibón Chelat y Pico de Ballibierna, por donde subimos con el grupo hace años a éste pico. Seguimos al collado de Ballibierna (2.728m) todavía por el G.R.-11, que ahora dejamos pa ir a media ladera por la derecha por unos hitos, entre los bloques, y subir con paciencia al collado de los Bucardos, o d’ Izards (2.803m). Tras seguir un poco la cresta se llega a una brecha, donde ya se puede bajar a la derecha a los pequeños lagos de Russell, habiendo dejado a la derecha el bonito Estany del Cap de la Vall.

Hay varias opciones ahora. La normal sería la diagonal Sur (F+), pero nos deja cerca de la cima SE y la aguja S, pero deja lejos el Oriental y hay que perder desnivel, lo que no mola nada, así que siguiendo indicaciones de varias reseñas de Internet decidimos aventurarnos a la arista SE de este pico, que dicen que no supera nunca el grado II. El caso es que subimos a la cresta y soplaba mucho viento, por lo que nos fuimos por debajo por la vertiente de cap de la vall por un sistema de repisas sencillas para evitar así la parte inicial de la gravera. Luego ya salimos a la gravera y a unas trepadas sencillas (I+) hasta salir a la cresta en una brechita cerca de la cima. Aquí el hito marca salir a la derecha y tomar un senderillo para salir a la parte posterior de la cumbre, que se gana fácilmente. Javier y yo nos apuntamos un nuevo tresmil, la Punta Russel Oriental (3.034m).

Ahora viene el caos de bloques y rocas para subir a la cresta del Russell SE, muy cerca de la salida de la diagonal Sur. Bajamos a la horcada de salida de esta diagonal y dejamos las mochilas equipándonos para ir a la Aguja Sur. El destrepe es lo peor porque realmente hay puntos que no ves bien y acabas a veces pasando por sitios peores al más sencillo, pero serpenteando se encuentran los pasos de II y II-, que en descenso impresionan un poco, aunque no necesitamos usar la cuerda. La aguja es realmente muy fácil ya que la evidente chimenea es más sencilla (II-) y luego hay una travesía que impresiona pero sin dificultad, para bordear el monolito. La cima de la Aguja S de Russell (3.146m) se alcanza sin problemas (I+). En el retorno vamos a encontrar de forma sencilla los pasos para evitar mejor el bloque empotrado y retornar a la horcada.

¿Y ahora qué? ¿cómo vamos a la aguja SW?, bueno pues tras haber estudiado el tema pensamos que lo mejor va a ser subir el Russell y bajar por la diagonal NW, así que con paciencia subimos los tresmiles que tenemos ya repetidos, la antecima SE de Russell (3.205m) y por el senderito de la izquierda de la cresta el Russell (3.207m). A la Punta de la Brecha Russell (3.192m) le damos sopas con onda, que ya la tenemos todos tachada y el día es largo. Estéticamente parece como más guay decir que haces los 6 de golpe, pero de nuevo acertamos al no repetir esta cumbre, que cuesta más de lo que parece, tal como recordamos. Por los hitos, a la izquierda, se encuentra el paso clave de bajada de la diagonal NW o gran cornisa del Russell, que afortunadamente tiene sólo una lengüeta de nieve en la salida, pero la diagonal está limpia. Respiro de alivio generalizado ya que si hubiera tenido nieve quizás hubiéramos debido retroceder. Nuevo acierto al haber dejado los crampones en el coche. La sendita es alucinante, siempre ocurre que la recuerdas más fácil de la primera vez, pero de vez en cuando miras al vacío y es escalofriante, pero es muy bonita la sensación al ir andando casi todo el rato. Más vale que sólo hay dos destrepes, que todos se empeñan en poner que son F,… no sé, igual estamos susceptibles hoy, y me parecen I+ mirando para abajo. Será que como cuando lo hice con Iban a toda leche, después de Tempestades y Margalida, pues no me fijé mucho porque no llegábamos al dichoso autobús.

Salimos de la diagonal y aquí si que hay un gran nevero en la cuenca bajo el Margalida, pero al ser buena hora pues ya la nieve está bien y se baja abriendo suficiente huella. A la mañana temprano quizás hubiera precisado crampones y piolet. Vamos a darle ya la vuelta a la agujita que falta. La vas viendo pero, en efecto, la trepada de este lado pa subir a la horcada se ve chunguilla, definitivamente hay que ir por la ruta normal. Tras bordearla entera dejamos otra vez las mochilas y hala p’arriba otra vez unos 120m de desnivel por cascajera y pedruscos. Jo, que cruz, que dura es la vida el montañero coleccionista, pero bueno, es lo que hay. Mirando la pared llega un punto que se ve una canal descompuesta muy característica que es la evidente entrada a la aguja. Con alguna suelta de piedras y algunos rasmazos nuevos en las piernas pa la colección que llevamos hoy, pues se llega a la pequeña horcada. A la izquierda están los 20m de trepada, pero los 5m iniciales no tienen nada. El granito tiene buenos agarres pero no es tan sencillo como parecía, hay que creerse que es II+,… y sí, tras probar un poco ya se ve hay que tirar de brazos e impresiona un poco, así que hala, pa eso tenemos uno más experto por lo que Pako abre la vía de primero y llega al anclaje de la cima. Desde allí tira la cuerda, con problemillas con el viento, que no hace más que hacerla volar pa donde no debe. Al fin ya subimos los tres restantes, que con cuerda ya es otra cosa alcanzar la cima de la Aguja SW de Russell (3.029m). El rapel es sencillo y se hace bien, pero entre pitos y flautas pues nos ha llevao casi 45minutos la dichosa agujita. Supongo que los cracks esos que escalan cosas de más grados la hacen en 20 minutos pero pa nosotros sin cuerda sería un poco chungo, sobre todo la bajada.

Y ahora toca volver. Bueno, pues como cada uno tiene su función y la mía no es llevar la cuerda ni pasar las escaladas de primero, pues vuelvo a entrar en juego pa sacar con bien al personal de lo que nos falta. Hay reseñas por Internet de gente que hace peripecias y busca brechas y pasos en mixto con hierba de II y cosas así pa evitar perder desnivel,… pues bueno, pues se podrá, pero con un itinerario tan largo como este pues liarse la manta y que te confundas puede ser peligroso,… así que experimentos los justos y decido llevar a todos por la brecha de Soler i Coll (2.678m) y los lagos de Ballibierna (2.535m). A la brecha se llega descendiendo en diagonal desde la base de la aguja por un itinerario con hitos y a brecha es claramente visible siempre a la izquierda en una cresta herbosa. La bajada a los ibones es un poco por la derecha, también con hitos. La subida al collado de Ballibierna  es una penitencia, algún pecado habremos cometido en alguna vida anterior pa merecerlo, o a lo mejor en ésta,… el caso es que se hace larguísimo remontar. Al llegar al collado cumplimos las 12h de excursión, buff. En fin, ya lo que queda es desandar terreno conocido pero ya estamos cansados y las dos pequeñas subiditas que quedan te dan la puntilla… al final 14h, incluyendo paradas y escaladas, hay gente que lo hace en 11h pero que se le va a hacer, somos lentorros o estamos ya viejos o nos acojonamos en las trepadas y nos cuesta.

¿Y dónde cena uno a las 21:30 en esta zona?…. bueno pues vamos tirando y encontramos el oasis, el pueblo de Vilaller donde hay varios sitios abiertos con gente cenando. Que a las 22h te den un plato combinao pa cenar es ya la leche pa culminar este gran día. Y hasta la próxima.