29/10/11. Barazea o Sardekagaina (1.893m)

Excusión desde el Puerto de Larrau (1.573m) a este bonito pico de Belagua-Roncal.

Excursión realizada por Iban, Salva, Maribel, Enrique, Javier y Rafa.

Fotos: facebook

Bonita excursión pero con bastante niebla. Al menos no tuvimos el vendaval que impidió hacerla en el calendario en años anteriores. A ratos se abrió alguna vista pero se lomeó inicialmente sin ver nada por Orbizkaia (1.656m ), Beltzulagaina (1.590) y Gaztarria (1.732m ), siendo este último el pico principal de esta parte de la cresta, ya que hay que perder altura hasta el collado siguiente. Algo de vistas tuvimos en Otsogorritxipia (1.794m) pero en la cima de Otsogorrigaina (1.920m) nuevamente vistas cero. Bajamos al Portillo de la Pista (1.664m) y atacamos la cresta de Barazea o Sardekagaina (1.893m) con la misma niebla de todo el día. Ya se veía venir que al no levantar la niebla la cresta iba a estar mojada y peligrosa, así que nos quedamos todos en la antecima occidental excepto Salva e Iban. Otros no lo vieron claro, para lo que había motivos de sobra, y otros dos ya los habíamos subido otras veces y no nos apetecía arriesgar para conseguir una cima que ya teníamos con semejante patio que presenta. A la vuelta de estos 2 valientes se abrió un poco la niebla y disfrutamos embelesados del imponente aspecto que tiene la cresta de esta montaña, una de las más espectaculares de la geografía de Navarra. La cresta oriental la recuerdo mucho más fácil, pero entrando desde el Puerto de Larrau lo correcto era intentar por la occidental. En cualquier caso la cima es doble, habiendo un buzón en el pináculo occidental y un hito en el oriental, señal de que nadie se pone de acuerdo en cual es más alta, aunque los mapas tienden a darlo en la cima occidental, la que tiene el tubo que hace de buzón. Antes de volver ascendimos al piramidal y bonito Pic de Pista (1.781m), un pico que no conocíamos pero que nos permitió por fin algunas vistas. A la vuelta al Puerto de Larrau seguimos el GR-12 que evita ascender a algunas de las cumbres, totalizando así 6h.

Comida de rigor en el Auñamendi de Ochagavía y cervecitas a la vuelta pagadas por el cumpleañero, o sea un servidor.

Nos vemos en la próxima en Arantzatzu para subir a la sierra de Aloña dentro de 2 semanas.

Anuncios

15/10/11. Pic de Soques (2.716m)

Ascensión desde La Sarra (1.438m) a este poco frecuentado pico, el más alto del cordal que se desprende del Arriel por el collado de la Soba hasta el Portalet.

Ascensión realizada por Iban, Enrique, Pako, Maribel, Gorka y Rafa. Salva no pudo al final por un problema con el coche que al menos fue cerca de Pamplona y pudimos organizarnos para ir el resto tras volver a por el coche de Iban.

Fotos: facebook

La salida es la misma de siempre desde la Sarra y el desvío del Pico Arriel (no lagos) que lleva al collado de la Soba. En los prados al salir del bosque se deja a ruta del Arriel y collado de la Soba que van a la derecha y tomamos a la izquierda la subida por el barranco de garmo Negro donde al menos hay algún hito. La cosa es subir enseguida a la derecha para buscar un falso collado (2.300m) que está encima del gran canalón del barranco de Garmo Negro. De aquí se ve ya el pico y el espolón herboso de la ruta normal, que desde lejos parece menos empinado y que cuesta un rato subir. Así se llega a la cresta Norte que es algo descompuesta pero fácil. Sólo un espolón (escalada F) es la única dificultad para alcanzar la cima que goza de un panorama sublime rodeado de viejos amigos del Irrintzi por todas partes: Lurien, Palas, Arriel, Balaitous, Frondiellas, Cambalés, Facha,….

En la cima dudamos si seguir al Diente o no, ya que la cresta habíamos leido tenía pasos de II, pero se veía descompuesta con pasos expuestos por lo que al final preferimos volver por donde habíamos subido. También había que tener en cuenta que hicimos cima a las 14h por el incidente con el coche de Salva y era más tarde de lo previsto.

8/10/11. Almanzor (2.592m) y La Galana (2.578m)

Ascensión a las dos cumbres más emblemáticas de la sierra de Gredos por Pako, Maribel, Javier y un servidor.

Fotos: facebook

Daba un poco pereza  el viaje desde Pamplona de más de 5 horas pero llevábamos tanto tiempo con ganas de ir a Gredos, en mi caso volver, y no encontrando un puente para aligerar el viaje,… pues ya nos decidimos a ir viernes y volver domingo, lo cual es un poco paliza pero mereció la pena por otro día inolvidable de montaña.

Desde la Plataforma (1.800m) hasta la Laguna Grande hay poco misterio, ya que es un camino balizado con mucha gente. Ya en el refugio Elola (2.000m) es donde se quedan algunas personas y otros hacen alguna otra ascensión, pero la mayoría se dirijen al Almanzor por la ruta normal. Se inicia la canal que baja de la portilla bermeja, que la recuerdo bastante larga de cuando la hice con Ivan en invernal con dos piolets, cuerda, tornillos de hielo,… nada que ver con la pedregosa y cansina canal de ahora. Hay que estar atento para no acabar en la portilla bermeja ya que la ruta normal se vislumbra a la derecha tras rebasar un contrafuerte. Si hay gente no hay problema de orientación ya que varios ya están bajando de la cima. Es una larga rampa que lleva hacia la pirámide rocosa de la cumbre. Cerca del espolón cimero se aprecia a la izquierda la angosta entrada a la portilla del crampón, donde dicen en tiempos había un nevero perenne. Ahora en verano u otoño es raro encontrarlo, así que el nombre ya no es tan oportuno. En la horcada se ve la senda por las repisas que lleva a la cara posterior y la entrada a la chimenea terminal. La angostura es una forma muy elegante de entrar a la cima con dos cortas trepadas de II. Al no ser muy expuesto impresiona menos y para montañeros no es dificil, aunque hay personas menos expertas que realmente los ves sufrir bastante, e incluso lo dejan, al no estar aconstumbrados a estos terrenos. Muchos son muy admirables y tienen más merito que nosotros por el valor que le echan pero me hace pensar que un poco más de información ya debiera haber en el parque para evitar accidentes. Suele haber un poco de atasco eso sí. Salvo con nieve o lluvia no se precisa cuerda. En la cima había bastante viento pero se está poco rato, ya que realmente en el vértice lo justo caben 4 personas.

En la salida de la chimenea en lugar de volver por la subida nos vamos por la derecha siguiendo hitos para salir de la pared a otra angostura que desciende a la Portilla de los Cobardes, aunque realmente a pesar del nombre tampoco es que se lleve gran diferencia con la entrada de la portilla del crampón, sólo que quizás es menos empinada. Bordeando por debajo el Cuchillar de Ballesteros se llega al amplio collado del Venteadero, que hace honor a su nombre, y que nos aproxima a la bonita silueta de la Galana, que parece más empinada cuanto más cerca estás. Superando de frente los bloques se llega al descenso a la brecha característica. Aquí se dejan las mochilas y se destrepa a la izquierda por una evidente fisura, estrecha pero con buenos agarres (II-). De la brecha se trepa una placa sencilla algo lisa (I+) y luego unos bloques (II) para alcanzar la base del sombrero que parece cubrir la cima. Este gorro se ataca por la izquierda donde un hito marca pasar por una repisa muy aérea (I+), en la que hay buenos agarres en la pared y las fisuras. Girando a la derecha se alcanza el bloque cimero. La vista es excelente y la cumbre es menos frecuentada obviamente que su vecino del Sur, pero una cordada numerosa viene curiosamente haciendo la cresta desde el otro lado. Al bajar incluso nos topamos con otros 4 o 5. Por el tipo de mochilas desperdigadas por las repisas y la soltura del personal ya se ve que es una cumbre más selectiva que el Almanzor, por lo que aún siendo más expuesta, resulta una experiencia casi más satisfactoria. La bajada se hace desde el Venteadero a la base del Ameal de Pablo, ese pedazo de colmillo que nos hemos quedado con ganas de subir también, pero creemos que ya es suficiente para disfrutar lo que llevamos hecho. Se baja por la derecha pegados al Ameal siguiendo hitos por la canal de los geógrafos que acaba llevando de vuelta a la Laguna Grande y permite retornar a la Plataforma. A un ritmo normal nos costó unas 10h con paradas. Javier sacó aquí la botella de cava por lo que fue una celebración en toda regla de esta preciosa excursión.

La cena cerca del camping de Gredos, en Hoyos del Espino, fue también excelente ya que el chuletón de Avila es como para no perderselo. Más vale que llevamos el saco gordo pa dormir porque -2,5ºC marcaba a la mañanita.