1/10/11. Arratille (2.903m)

Desde el Balneario de Panticosa (1.630m) al Grand Pic d’Arratille (2.903m).

Dado que los aficionados rojillos no fuimos a la excursión, total pa un miserable empate con el Mallorca, va el resumen que ha mandado Fern:

Ascensión a este pico que se encuentra donde cristo perdió las sandalias, no, un poco más lejos. La ascensión fue realizada el sábado 1 de octubre, tal y como estaba previsto según el calendario de salidas, por Maribel, Javier, Salva, Pako y el que esto escribe.
Salimos a las seis de la mañana del nuevo punto de salida (dos carriles en cada sentido, no pasan las villavesas, etc.) y a las ocho de la mañana tal y como estaba previsto nos juntamos con Pako en el Balneario. Ponerse las botas y a las ocho y poco comenzamos a andar.
La ascensión se realiza en un primer momento por la conocidísima subida al ibón de Bachimaña. En el inferior paran un rato Salva y Javier a esperarnos y seguimos juntos hasta las cercanías del refugio que hay en la cola del ibón alto de Bachimaña donde paramos a picar algo tras unas dos horas de camino. Hasta aquí yo voy más o menos bien aunque tengo claro que el ritmo de Salva y Javier no es lo mío.
Seguimos luego por cómodo camino hasta el ibón de Bramatuero Bajo. Rodeamos el mismo por un camino que está bastante bien aunque tiene numerosos sube-baja cortitos (a la bajada se notan) y emprendemos el fuerte ascenso (se salvan más de doscientos metros de desnivel) al ibón de Bramatuero Alto. Aquí paramos nuevamente a picar un poco aunque sea y seguimos por el camino bien marcado con numerosos cairns aunque aquí ya se pierde lo que era la senda. Más vale que el ibón está muy bajo por lo que aprovechamos para cruzar por el medio sin tener que rodearlo en su totalidad y llegamos a las cercanías del Ibón del Letrero. Aquí, y con nuestro objetivo a la vista pasamos a un ¡salvese quien pueda! Porque a partir de aquí cualquier parecido con un sendero es pura fantasía. Más vale que Salvador más o menos se acordaba de la otra vez que estuvo y siguiendo su consejo empezamos a ganar altura antes incluso de llegar al ibón del Letrero.
La ascensión la vamos haciendo por unas terrazas de hierba pasando alguna franja rocosa pero sin ninguna dificultad. Llegamos a un punto donde vemos que es mejor bajar un poquito para cruzar una cascajera. Cruzamos la misma y en el otro lado si que empieza a haber hitos que seguiremos hasta la misma cumbre. La verdad que siguiendo los mismos se va bien (eso si, para mi esta subida fue ya un infierno porque empezaron a darme calambres y todo tipo de tirones. Es lo que tiene llevar un verano de parón) Así subiendo llegamos al hombro en la divisoria que señala Atela en su libro y a partir de aquí falta lo “difícil”. Vamos siguiendo los cairns y aprovechamos que Salvador hace de avanzadilla para meternos por la chimenea correcta. En un punto que Salvador se ha pasado de largo vemos que los cairns indican una chimenea por lo que pensamos que ésa tiene que ser la que dice la reseña. La verdad que la misma es muy tumbada y sólo en la salida tiene un paso de II que no llegará a los 2 mts. de desnivel. Una vez pasado el mismo el resto siguiendo los hitos es más sencillo hasta la cima. Así que vemos que hemos paseado la cuerda y los arneses hasta allí arriba (es lo que tiene el contar con poca información sobre el monte pues sólo contábamos con la reseña de Atela y los recuerdos de Salvador de cuando subió hace 7-8 años. Y ya se sabe que cuando los recuerdos son tan antiguos es difícil acordarse bien de como es la subida)
Estuvimos un buen rato en la cima aprovechando para hacer fotos del paisaje y disfrutar del mismo hasta que se hizo la hora de bajar. Desde el coche hasta la cima nos llevo seis horas y cuarto la ascensión. A la bajada hicimos una parada más o menos larga para comer en el ibón del Letrero y luego prácticamente ya no paramos hasta el coche (bueno, yo un par de paradas a beber algo y los demás una parada en el refugio Bachimaña Alto a esperarme porque yo bajaba doblado) A la bajada rodeamos el ibón de Bachimaña Alto por el este para cambiar de ruta y conocer así este camino. El mismo está bien señalizado aunque hace unos cuantos sube-bajas matapersonas cuando se baja cansado. Ya poco antes del balneario tocó sacar la frontal (sólo llevábamos Salva y yo) y llegada al Balneario a las 20:40, doce horas y media de excursión.
Hicimos luego parada en Escuer no ya a comer si no a cenar dada la hora que era. Y llegada a Pamplona a las 00:30.
Anuncios

17/9/11. La Suca (2.802m) y las Tres Marías (2.781m, 2.757m, 2.702m)

Excursión larga pero bonita desde Escuain (1.200m) por cuello viceto a La Suca o Pico Bajo de Añisclo (2.802m) realizada por Maribel, Salva, Javier y un servidor.

Fotos: facebook

Salimos antes de la entrada de Escuain (1.200m) por la pista de la izquierda con señales de G.R. pasando por la barrera. Así se llega a una borda. Aquí en los grandes pastos es un poco lío, incluso hace gracia la señal que dice que no abandones el sendero…umm ¿qué sendero?, bueno pues ya se pasa por cualquiera de los dos lados del río, aunque es mejor la izquierda,… claro la ley de Murphy dice que a la subida no lo encuentras y pasas por la derecha por medio del pinar, pero bueno así alguna se encaprichó de los robellones pa cenar luego en casa… umm, ¿no tendrá genes de robasetas?. Para subir a cuello viceto (2.002m) pues se ve algún hito pero no hay mucho misterio, es el collado gordo de enfrente por el que se sale del valle. Giro a la derecha y hala, to tieso p’arriba hasta llegar por la derecha a un pequeño cerro por el que se baja al karst que precede a la cumbre que luce enfrente con las Tres Marías. El karts es un poco lío pa superar las barreritas y nuevamente no vamos a ver los hitos y nos cascamos una trepadita por el morro. Aunque hay hitos para ambos lados pues Atela dice en el libro que hacia el collado con la primera María, así que hala, más pedruscos. Un poco antes del collado se abre un embudo a la izquierda que lleva a la cima, es la opción directa dicen, pero jopé con el cascajo,… no sé si era mejor llegar al collado. La cima es chula pero la niebla tapa la Punta de las Olas, el Soum de Ramond… pues vaya jodienda, pero bueno el valle de Pineta y el macizo de la Munia se ven bonitos. Por la cresta más sencilla pero también con cascajos se baja al collado (2.693m).

Vamos con la primera María o Zuca Punchada (2.781m), es la más fácil y la única que tiene una ruta evidente bien marcada, señal de que la gente suele ascenderla y bajar de nuevo por la misma ruta. Una senda va paralela al filo, apoyando las manos un poco al final (F.). En la cima hay una pequeña cruz.

Vamos con la segunda María o Zuca Roncha (2.757m). El descenso es un poco puñetero, ya que un poco por la izquierda se toma un espolón descompuesto con cierta exposición (F.) y luego se sale a la derecha a una infame cascajera con roca firme debajo que es muy incómoda. Así se llega al collado (2.672m). Aquí se ataca la cresta por la derecha primero para evitar un murete, siguiendo luego cerca del filo por pasos muy sencillos pero bastante expuestos. En muchos tramos se va andando y en otros se trepan gradas rocosas afiladas (F.). Parece el sitio en el que una tormenta debe ser muy peligroso porque la roca mojada sería algo serio. La llegada a la cima es elegante con buenas vistas.

Hala, pues vamos a por la que falta, la Zuca Plana (2.702m). La bajada es de tener mucha fé y de que los mapas te dicen que va por la cresta. No te lo acabas de creer mirando desde arriba, pero como el terreno de la derecha se ve peor pues sigues. Son pequeños destrepes con buenos agarres para las manos en general pero en terreno descompuesto en ocasiones que obliga a tener precaución, especialmente por la caída que se ve a la izquierda. Impresiona pero es fácil en general (F….. bueno pero F. en roca mala y expuesta, casi no me sale decir que es fácil). El collado (2.608m) es la zona de escape, y aunque el cielo está ya cubierto pues atacamos la última María… a mí me sale acordarme de aquella canción de los Suaves, “peligrosa María”, pero no, al final es la menos peligrosa porque llegando a la horcada hay una trepadilla evidente a la derecha. Es la más técnica del día (F.sup.) pero es más segura porque no es tan malo el terreno y es una pared tumbada muy corta con buena roca en general.

Para la bajada desde el collado anterior (2.608m) se baja junto a un pequeño ibón esquivando una grada por la derecha para entrar en un valle colgado que por la derecha, o sea al W., lleva sin pérdida a la zona por la que se entraba a la base de la Suca para volver por cuello viceto totalizando unas 10h 30m de excursión y unos 1.850m de desnivel acumulado!!!!!

Al final la tormenta anunciada para las 5 de la tarde se oía por otra parte de Ordesa, no por donde bajábamos nosotros, así que miel sobre hojuelas.

10/9/11. Cresterío de Bachimala (3.177m)

Excursión improvisada fuera de calendario a este espectacular cresterío de tresmiles.

Fotos: facebook

Aunque varios del grupo ya habían realizado el cresterío de Bachimala estaba entre los objetivos más deseados de varios de nosotros, algunos porque no habían visitado el macizo y otros porque una nevada hace años nos complicó el ascenso conformándonos con la cima principal. Así que aprovechando el buen tiempo se decidió intentar el cresterío desde Punta del Sabre a Marcos Feliú, y Abeillé al que le faltase. Los Picos de la Pez ya se hicieron en salida del grupo y si se hacían desde esta vertiente presentaban un gendarme con un paso que dicen es de III, aparte que ya alargaba la cosa en exceso.

Desde Tabernés se llega al vado de Bachimala, junto al pluviómetro, y tomamos bien los hitos a la derecha que llevan a la misteriosa pintura verde de sendero que siempre estaba oculta, por la amarilla y blanca del PR del puerto de la pez, hasta ese momento. Al salir del bosque ya apreciamos a la izquierda los hitos que van a los lagos de bachimala por los que íbamos a volver (punto clave muy importante). Antes de llegar al collado de Señal de Viadós hay incluso otros hitos que van más directos a Bachimala pero pensamos que para la Punta del Sabre es mejor entrar desde el collado. Allí hay hitos para subir el espolón directo, o se puede seguir la senda de Bachimala hasta el llano superior girando a la derecha a coger la cresta, llegando así a la pared de lajas de la primera cumbre. De lejos parece serio y vertical pero la roca es excelente con buenos agarres y no se supera el II grado que se alcanza sólo en alguna chimenea que no es muy expuesta. La cresta final es elegante pero aérea aunque las dificultades son menores. El cono cimero se ataca ligeramente por la izquierda antes de trepar a la derecha a la cima de la Punta del Sabre. La continuación es más sencilla aunque es aérea con pasos en bavaresa o de los de ir de pie por el filo que pueden impresionar, alcanzando la cima de Bachimala.

La cima de Bachimala es el punto clave de la cresta ya que mucha gente se lía, y nosotros inicialmente no íbamos a ser una excepción. Gran parte de la bibliografía dice que se gira a la izquierda 20m en la cresta occidental y se baja un corredor inestable antes de girar por las gradas de la pared Norte. En efecto había hitos pero yendo 6 personas tirábamos un montón de piedras y se veía expuesta la caída. Así que volvimos a la cima y probamos por la derecha, también con hitos, haciendo un pequeño descenso antes de girar a la izquierda por una travesía de repisas algo más firmes que la otra ruta, llegando a la misma horcada en la que se juntan ambas opciones. El destrepe a la base de la siguiente cumbre es más sencillo con buenos agarres aunque siempre terreno algo descompuesto. La trepada a la Punta Ledormeur es evidente que va por el espolón de la izquierda que tiene unas pequeñas fisuras (II), con excelente roca lo que se agradece mucho. Desde aquí es más sencillo alcanzar la Punta del Ibón tras pasar por una cota que algunas cartografías señalan como la auténtica cima de Ledormeur, que es más alta pero menos prominente. La siguiente parte de la cresta se puede ir por el filo o ligeramente por la izquierda para alcanzar una cota y luego el Pequeño Bachimala. Nuevamente se sigue la cresta por bloques aunque antes de la siguiente cumbre hay que descender un poco a la izquierda antes de trepar (II-) al Marcos Feliu. Para llegar ya al collado con Abeillé se sigue a plena cresta hasta que en un punto la roca de la izquierda ofrece paso para descender a unas repisas y saler a unos hitos poco visibles desde arriba. Desde el collado se alcanzan los lagos y en el último se gira a la izquierda siguiendo los hitos hasta la ruta de subida. Aquí para no ser menos que todo el mundo también perdimos los hitos y nos liamos en algún punto.