15-23/8/11. Dolomitas

Recién llegados de las Dolomitas Pako, Maribel, Enrique y yo, pues ahí va un resumen rápido de las actividades realizadas:

  • 15: Croda Negra / Punta Gallina (2.518m) desde Falzarego, día lluvioso, es lo que se pudo hacer.
  • 16: Piz Boé (3.162m), por la normal desde P.Pordoi.
  • 17: Vuelta Trei Cime Lavaredo y ferrata al monte Paterno (2.744m)
  • 18: Ra Gusela (2.582m), Nuvolau (2,574m), Averau (2.649m), éste último por via ferrata.
  • 19: Marmolada (3.342m) por ferrata y bajada por glaciar normal
  • 20: Grande Cir (2.592m), fácil via ferrata.
  • 21: subida a refugio Sonino de Coldai (2.132m).
  • 22: Civetta (3.220) por ferrata Alleghesi y bajada normal.

No se puede pedir más. Fuimos muy afortunados con el tiempo, sólo un día tormenta a la tarde cuando ya habíamos bajado y otro que casi se jorobó entero por la lluvia. Cansados pero contentos.

El resumen se irá ampliando poco a poco con más información y fotos, de momento algunas reseñas:

Croda Negra (2.518m): fotos (summitpost); el primer día amaneció lluvioso pero a la tarde se despejó y pudimos hacer este corto paseo desde el Passo Falzarego (2.117m), disfrutando de las primeras vistas de La Marmolada, Civetta, Tofana di Rozes, etc, descubriendo los bonitos picos de Averau y Nuvolau que no estaban previstos en el calendario pero pensamos que quizás pudieran tener un hueco. No es un gran monte, pero para como amaneció nos vimos contentos de poder ponernos las botas y subir algo.

Piz Boé (3.162m): fotos. se trata del pico más alto del macizo del Sella, un impresionante murallón que domina el Passo Pordoi (2.239m). Como se trataba de la primera ascensión importante preferimos hacer la vía normal que sólo requiere andar y agarrarse a algunos cables, evitando eso sí coger el teleférico de Sasso Pordoi que quita la mitad del desnivel. Los 1.000m de desnivel con espectaculares vistas son una buena ascensión con sensación de haber hecho algo bonito, lástima de la gran cantidad de gente que había por la facilidad del funicular. En la cima habría como 150 personas, pero al menos la bajada por el otro lado visitando el refugio Boé fue más tranquila.

-Vuelta a las Tre Cime di Lavaredo y Monte Paterno (2.744m): la vuelta a las tres cimas es la más popular de las Dolomitas a pesar de los 22 euros que hay que apoquinar para subir la carretera. Impresionante la marea de coches del parking. La vuelta es preciosa, muy frecuentada pero con excelentes vistas de estas obras de arte de la naturaleza. El refugio Locatelli o de las Tre Cime se llevó la palma en cuanto a saturación de todas las vacaciones. Aquí comenzaron los nervios de la primera ferrata a los tres que ibamos a ello, ya que Enrique no veía que fuera lo suyo. Los túneles ponen la nota de emoción pa ir disfrutando y tranquilizándose, aunque vas rezando pa que no se te acaben las pilas del frontal. La ferrata es una pasada el ambiente que tiene, se va por una repisa muy elegante y sencilla hasta llegar a la forcella (colladín) bajo la cima que es donde realmente empieza lo bueno en una pared vertical de 20m,… ay madre, pero bueno, ya se sube tirando un poco de brazos. La cima es un sitio único en el mundo, con la cruz, la vista de las Tres Cimas, la tumba de Sepp Innerkofler que da nombre a la ferrata…. es dificil de describir lo que se siente, aunque también estás un poco nerviosillo por la bajada, que es más sencilla de lo que parecía al subir ya que hay otro cable y ferrata paralela para bajar a la forcella. El retorno por el otro lado es simplemente alucinante, ya que aunque la bajada inicial es por un pedregal incómodo se llega enseguida al sendero tallado en la pared que es una preciosidad. Algunos cables ayudan en los pasos más estrechos hasta volver a la forcella di Passporto y por el refugio Lavaredo volver al parking.

Ra Gusela (2.582m), Nuvolau (2,574m), Averau (2.649m): o lo que es lo mismo, la travesía del macizo del Nuvolau desde el Passo Giau. Enseguida se deja la ruta normal para tomar a la derecha la senda que lleva a la ferrata Nuvolau, coincidiendo con el sendero de las Cinco Torri. La parte de ferrata es corta y sencilla, realmente una fisura amplia. En la meseta superior es fácil ascender a la elegante cima de Ra Gusela, un sitio pa disfrutar en tranquilidad, antes de lo que se avecina, una nueva cima con refugio y telesilla cercano, el Nuvolau, al que se accede por un nuevo cable muy sencillo que no requiere siquiera llevar el disipador con los mosquetones. La cima del Nuvolau también estaba llena de gente aunque tenía su gracia ver como no paraban de sacar salchillas a la plancha con la musiquita tirolesa sonando sin parar. Un poco después del refugio Averau nos separamos de Enrique que tampoco se anima a la ferrata. La ferrata del Averau tiene un inicio cañero en unos 10m algo verticales, pero luego ya es fácil por repisas y gradas. La parte final se hace andando para coronar este espectacular picacho, uno de esos que de lejos parece imposible que se pueda subir por ningún lado.

La Marmolada (3.342m): fotos (facebook). El día más esperado, la mítica reina de las Dolomitas y no defraudó. Enrique mientras se fue con la bici alquilada a subir un puerto, pero nosotros subimos temprano para coger el primer telesilla al refugio de Pian de Fanconi (2.626m). Un montón de montañeros salimos escopeteaos con el casco colgando de la mochila, así que estaba claro, ¡todos a por la ferrata!. La aproximación pierde algo de altura antes de girar para ascender a la forcella Marmolada que nos separa del Gran Vernel (3.210m), otro pedazo de picacho. El pequeño glaciar engaña de lejos por el color marrón pero es un mixto de hielo y rocas, es incómodo y ya cuando sales al hielo con los crampones se progresa bien hasta la base de la ferrata. La primera parte es la más vertical y complicada, que se agrava por la cola que llevas detrás y causa un poco de estrés. Después de la forcella, cuando cada grupo va cogiendo su ritmo, pasando a los lentos y dejando adelantar a los inquietos cagaprisas, ya empiezas a disfrutar en tramos de escalerillas verticales y clavijas, impresionantes pero muy fáciles. La cresta final es preciosa por el ambiente pero ya casi sólo hay pasamanos hasta salir a la cima con algo de niebla. El refrigerio en la cabaña Punta Penia tiene su gracia a 3.342m de altura. Para bajar por la normal se desciende el plateau de nieve hasta un espolón donde una nueva ferrata permite bajar al glaciar. Aquí una grieta pone el momento de canguelillo y obliga a encordarse. Luego ya el resto es más sencillo con los crampones siempre ya que asoma el hielo en algunas partes bajo la nieve. Las cervecillas del refugio del glaciar saben a gloria antes de descender eufóricos por el telesilla al Passo Fedaia (2.054m).

Grande Cir (2.592m): mañana tranquila haciendo turismo por el Passo Pordoi y Passo Sella antes de llegar al Passo Gardena (parking de pago) para hacer esta corta excursión por sendero equipado, más que via ferrata. Se considera ferrata de iniciación, por lo que no es imprescindible el material, aunque si lo tienes en el coche pues se puede llevar. El pequeño pico está bien señalizado y es bastante bonito con excelentes vistas del macizo del Sella. Una mañanera muy agradable pa descansar de los esfuerzos en la que Enrique hizo su primera ferrata, lo que tampoco está nada mal, empezar con una en las Dolomitas.

-subida a refugio Sonino de Coldai (2.132m): mañana de turismo visitando el Lago de Alleghe. A la tarde subida al refugio muy agradable y tranquila desde el funicular del Col dei Baldi (1.922m). Se prevee que no se va a llegar el día siguiente al último telesilla, y ya veremos. La otra opción es subir desde Passo Staulanza (1.766m) recorriendo con el coche la pista asfaltada de Casera Vescovado (1.722m), que deja a media hora andando del mismo collado.

Monte Civetta (3.220m): fotos (summitpost). La guinda de las vacaciones y la excursión más exigente de todas, ascender por la Ferrata Alleghesi al Civetta, unos 750m de desnivel de ferrata. Las guías y los guardas del refugio decían 4h 30m a la cima,…je.je. que optimistas, pero no sé si sería por el calor o el cansancio acumulado pero nos costó 6h y fuimos los segundos en subir, y no fuimos especialmente lentos. El caso es que la ferrata es sencilla pero se hace larguísima. El inicio es espectacular con un muro vertical con clavijas y escalerilla. Luego vienen unas chimeneas sencillas y en el medio de la ferrata hay unas escalerillas con un par de travesaños ligeramente extraplomados, único punto en que se tira de brazos. Ya lo que queda es de tener paciencia en paredes largas pero más tumbadas. El bordeo de la Punta Civetta por un sendero sin cables es alucinante por lo insospechado de la vira. La parte final para subir a la Torre Tissi es sencilla y va precedida de un largo descansillo por una gran ladera amplia. A la cima se llega ya andando en un ambiente dolomítico impresionante por todos lados. La bajada por la via normal no es tan sencilla como sugiere el nombre. El inicio descompuesto en la empinada ladera lleva al Refugio Torrani (2.984m), curioso lugar para descansar y rehidratar. Después se inicia el calvario, inicialmente sendero por las laderas pero empiezan las zetas con atención a los mútliples giros de la pintura para ir superando los zócalos de roca. Algunos cables ayudan en las travesías expuestas, pero algunos destrepes son puñeteros, incluido uno en el que falta la sirga!!!!!, ya con más pena que gloria se alcanza la senda que retorna al refugio coldai. Como Enrique iba a dar un paseo por el lago Coldai pues ya bajó y vino a buscarnos con el coche por el passo Staulanza, lo que se agradeció tras unas 11h y pico de actividad. La cena en el camping fue apoteósica… al día siguiente ya tocaba volver a Pamplona.

Y eso es lo que hay, decir que ha sido impresionante pues se queda corto, nos han enamorado las Dolomitas… viendo en perspectiva pues no se puede pedir más, es exigente pero bonito y completo. El plan original incluía la vuelta al Sasso Lungo que cambiamos por el Grande Cir, y la ferrata Ivano Dibona del Cristallo que suspendimos por perder un día por la lluvia. El día de descanso “activo” que pretendíamos pasear sólo a las cascadas de Fanes lo cambiamos por la travesía del Nuvolau. Eso sí, desde el camping de Cadore todos los días veíamos una impresionante cumbre, el Monte Pelmo (3168m), que si volvemos a Dolomitas seguro que será el objetivo principal, pero era excesivo meter una tercera gran ascensión en esta ocasión. Espero que os sirva esto de referencia a los que penseis en ir alguna vez a este paraiso de rocas, peñascos y agujas que son las Dolomitas.

Anuncios

6 comentarios en “15-23/8/11. Dolomitas

  1. enriquezozaya

    Sólo un par de líneas para agradecer el trabajo que se ha tomado Rafa con este resumen tan completo. ¡Ah! y para decir también que el día del Grande Cir yo también hice cumbre por la dichosa “ferrata de iniciación”, o sendero equipado, o lo que fuese. Disfruté de la ascensión gracias a los tres avezados montañeros que me escoltaron. Ya que explicamos las que no subí, para una que sí que hice pues que quede constancia, jejeje… 😉

  2. Carmen

    ¡qué suertudos, chicos!! ¡me habéis puesto los dientes laaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaargos!

    Y el comentario de la cima del Piz Boé….¡150 personas!! Nosotros tuvimos el monte para los dos solos, y la cima solo para Iñaki, pues yo me quedé “atrancada” en las últimas piedras…

    Enhorabuena. Espero con impaciencia ese pase de fotos!

    1. sí, ya digo que ha sido increible la suerte que tuvimos. En la cima del Boé además había un coro de 40 personas cantando con partituras y todo… fue un poco subrrealista, de decir “pero donde nos hemos metido… vaya con las Dolomitas, esperemos que no sea todo así”, y luego ya otros montes algo más complicados no había tanta gente claro, pero los parking una pasada, el mismo del Pordoi estaba lleno (y eso que es una explanada enorme) y aparcamos en un borde de un parking de un restaurante junto a las barandillas de un telesilla y eran las 9 o así

  3. Carmen

    Acabo de ver la galería completa de La Marmolada… ¡menudo canguele con el funivía ese al aire libre! Si ya lo pasé mal en el de subida al Sas Pordoi, que es grande y cerrado ¡no me quierno ni imaginar lo que sería montar en ése!!! Lo menos con un dodotis puesto, jajajajaja.

    Y qué de gente ¿no? Como las romerías al Aneto, pero en Dolomitas.

    Me han hecho gracia dos fotos: una que dice “una cordada”, todos con casco, y la siguiente, que se ve una familia con niños, sin casco ni ná, je je.

    1. el funivia es impresionante de bonito el poder mirar pa todos los lados y no se mueve nada, es genial. Los niños no se habían puesto los cascos todavía, ya que en realidad en el glaciar no hace falta, lo que pasa es que ya que sacas los crampones pues ya te lo pones pa no perder tiempo luego en la entrada de la ferrata por si hay cola. Tengo una foto de 2 de los niños en la cima con el casco. Uno de los 3 niños no subió, se asustaría en la ferrata supongo y se bajaría con el padre. La madre y el guía si que subieron. Hace falta valor la verdad, te aseguro que a ratos sufrió la madre bastante más que los criajos que bajando por el glaciar lo pasaban bomba patinando en el hielo. Y luego te preguntas qué estás haciendo después de estar un mes leyendo reseñas y comiendote el coco de como será la ferrata, buscando fotos y mirando si el glaciar hay muchas grietas o qué… con lo sencillo que es ir sin pensar nada y hala con los crios a la Marmolada.. y te dices que pa eso es mejor ir sin mirar nada casi, pero es lo que tienen estos montes altos “tipo Aneto” tal como dices, se ven cosas sorprendentes, sobre todo al ver el nivel de la gente poniendose por primera vez unos crampones con el guía… qué valor le echa la gente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s